Faro que ilumina

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie e interior

Isabel López Villanueva.- Juan Díaz Ortuño, periodista, analista, escritor de turismo, geógrafo…, con el tema “Los Faros desde Grecia clásica a hoy”, fue el ponente el pasado 3 de abril en las charlas-debate que vienen ofreciendo cada martes La Asociación Cultural-Musical “El Faro de Alejandría Benidorm”.

Comenzó con la definición de “faro”, que viene del latín “pharus”, torre de señalización luminosa coronada por una lámpara potente. Ejercen una atracción especial para todos aquellos que aman al mar, con su presencia, sus formas y su luz, enriquecen el paisaje del entorno. Fieles guardianes del mar, testigos de naufragios, tormentas y fantasías.

La imagen puede contener: 7 personas, personas sonriendo, personas de pie y calzado

Los faros son como seres vivos, una de las obras más sorprendentes realizadas por el hombre. Más que formar parte del paisaje, lo crean. Se forman encajando una piedra sobre otra para que aguante las olas del mar. Diseñados como recordatorio constante de la fuerza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que, en su empeño de dominarla, los inventó. Como centinelas solitarios, llevan siglos proyectando sonrisas de alivio entre la tripulación. En un principio, se ponían en lugares estratégicos, servían para alertar a los navegantes, ante la posibilidad de peligros, y avisar donde estaban los puertos para llegar sanos y salvos.

Juan nos expuso imágenes, al tiempo que contaba historias y fábulas de amor y fantasías, de la mar y sus dificultades, inmortalizadas en algunos de estos edificios, explicaba sus características, tamaño y colores, mostrando faros de toda índole en lugares recónditos y otros más cercanos y conocidos. Algunos de los que citó y puntualizó fueron:
 El Faro del Puerto de Alicante. El primero, levantado entre 1844 y 1846.
 El faro de Santa Pola, (Alicante) el más alejado de la línea de mar.
 Faro de la Isla de Tabarca, (Alicante).
 Faro Punta del Albir -Bombarda (Alfaz del Pi)
 Faro de El Cabo de la Nao (Jávea)
 Faro del Cabo de San Antonio entre Jávea y Denia
 En Cartagena el Faro de Navidad y el de la Curra.
 Faro del Cabo de Palos, en La Manga del Mar Menor (Murcia)
 Faro Cabo de Trafalgar, en Los Caños de Meca, cargado de historia.
 Faro de Chipiona, (Cádiz), el más alto de España. También el 3º en la lista de los más altos de Europa y el 5º de los más altos de todo el mundo.
 El Faro de Fisterra, situado en el Cabo de Finisterre, en el llamado fin del mundo. Es uno de los faros más antiguos de A Costa da Morte.
 Faro del Caballo en Santoña. (Cantabria) Faro del Cabo Torres en Gijón (Asturias).
 Faro La Torre de Hércules, en A Coruña, de origen romano, que presume por ser el más antiguo del mundo en funcionamiento.
 Faro de Santa Catalina, en Lekeitio, (Vizcaya).
 El faro de Punta del Hidalgo, en San Cristóbal de La Laguna, Tenerife.
 Del faro de Orchilla en Isla del Hierro.
 Habló de Palamedes, hijo de Nauplio, que se le asigna el fantástico mérito de haber inventado los primeros juegos, como el ajedrez, el juego de los dados, le atribuye la invención de parte del alfabeto griego, de los faros, la balanza, el disco y la guardia con centinelas. Juntos padre e hijo, acudieron a la Guerra de Troya.
 Del Faro más antiguo de Estambul y Turquía, la Torre de la Doncella, o de Leandro, asociada a una historia de amor trágica: La leyenda de Hero y Leandro”.
 El faro La Jument, una linterna de mar espectar de la costa francesa.
 El faro del Créac’h situado sobre la Isla de Ouessant, en el término de Finisterre, Francia, considerado el más fuerte de Europa y de los más potentes del mundo.
 El Faro de Alejandría, uno de los faros más famosos de todos los tiempos. Ubicado en la Isla de Faro, Egipto.
 Faro Cabo de Hornos, el más austral de la República de Chile.
 Estatua de la Libertad, sirvió como Faro para guiar a los marineros desde 1886 hasta 1902. Es uno de los monumentos más famosos de Nueva York, de los Estados Unidos y de todo el mundo.

Relató cómo se orientaban de los navegantes en la antigüedad. Consistía básicamente en la observación constante de marcas que fueran visibles y con la memoria del observador que dejaba anotadas. Sabían de las corrientes, miraban las estrellas, las emigraciones de las aves. También se guiaban por las señales de tierra como son: cambios en color de las aguas, rupturas en la pauta del oleaje, formaciones de nubes, el cielo azul, forma de las olas y un largo etc.

En España hay 187 faros levantados para guiar a los barcos en la noche. Son las lámparas que iluminan la costa española, rodeadas de un halo de misterio y atracción. Evocadoras tanto por su localización como, muchas veces, por su belleza arquitectónica. Repartidos por toda la península e islas (Baleares y Canarias). Cada uno de ellos tiene su propia historia. Su razón de ser, testigos del pasado.

Hoy en día, los fareros están desapareciendo, solo unos 55 están en activo, son sustituidos por ordenadores y máquinas que automatizan todo el proceso de encendido del faro.

Así fue pasando el tiempo hasta el coloquio y los merecidos aplausos en señal de agradecimiento por tan instructiva información y presentación. Saber y saberlo demostrar es valer dos veces. Gracias Juan por tu colaboración y hasta siempre.