El grupo municipal socialista denuncia el caos provocado con los últimos cambios de dirección en las calles de Benidorm

El portavoz socialista critica que la improvisación de los cambios está provocando problemas circulatorios y advierte de lo que puede suceder “dentro de unos meses”.

Rubén Martínez, portavoz del Grupo Municipal Socialista, ha criticado hoy las actuaciones que se están poniendo en marcha en nuestra ciudad en materia de movilidad. Los cambios de dirección de diversas calles del centro están produciendo “numerosos problemas circulatorios por unas actuaciones improvisadas, tomadas sin consenso”. 

Son numerosas las quejas de residentes de las calles afectadas por los cambios y de numerosos vecinos de la ciudad que trabajan en esta zona y que han calificado estas actuaciones de “peoras” puesto que no consiguen mejoras en el tráfico. A juicio de Martínez “estos cambios mueven todo para que todo quede como estaba, trasladando el sentido de circulación a las calles paralelas y sin solucionar finalmente el colapso que han provocado”.

El portavoz socialista ha exigido que al menos se traslade bien la información desde el Ayuntamiento, ya que en contra de lo publicado por los medios municipales, la calle Jilguero es peatonal y no circulan vehículos por ella, la calle Buen Pastor no está en esa zona y no es donde está situada la Iglesia del mismo nombre, y la plaza de España y la calle Rosal aunque son contiguas no son la misma calle.

Desde el PSOE se advierte de que vivimos en una ciudad turística donde los visitantes nacionales se desplazan en sus vehículos privados y estos cambios de circulación provocarán un importante caos en épocas de máxima ocupación ante la falta de actualización en los mapas de los navegadores GPS.

Por otra parte, Martínez también ha dejado patente su sorpresa por la decisión acerca del carril bus-taxi-bici en la Avenida del Mediterráneo, ya que tras ratificar el equipo de Gobierno hace unas semanas la decisión tomada y reiterarse en su posición, “ahora se desdicen y dan un volantazo para cambiar de idea tras su posición inmovilista en este tema”.

“En nuestra opinión este cambio de postura es un mercadeo de cara a los presupuestos municipales, solo se entiende para satisfacer una demanda del grupo Ciudadanos y reeditar, como en años anteriores, el tripartito presupuestario”, ha declarado el portavoz socialista. “Mucho nos tememos que una vez estén aprobados el equipo de Gobierno vuelva a hacer lo que le viene en gana”.

Para Rubén Martínez todos estos cambios demuestran la manera errática e improvisada que tiene el Partido Popular en la toma de decisiones. “Lo único que queremos es que se dejen de ocurrencias, admitan que se han equivocado, y sean capaces de recular en vez de huir hacia delante”, ha concluido el portavoz socialista.

 

Anuncios