La primera fase de la rehabilitación del Molí dels Moros a punto de concluir

La Concejala de Urbanismo de Altea, Imma Orozco, explica los trabajos para evitar la degradación irreversible de este Bien de Relevancia Local

El Molí Vell o de los Moros es una infraestructura hidráulica medieval que figura como bien de relevancia local (BRL) en el Catálogo de Bienes Patrimoniales y Espacios Protegidos. Cómo recuerda la concejala de Urbanismo, Imma Orozco, gracias al convenio subscrito con los propietarios de la parcela donde se ubica, el Ayuntamiento ha podido actuar desde el punto de vista arqueológico con diferentes actuaciones que han precedido a la redacción de un proyecto de intervención en la edificación, que permita consolidarla definitivamente y evitar un deterioro irreversible.

El Ayuntamiento pretende asumir progresivamente las actuaciones previstas en este Proyecto de Adecuación y Consolidación del Molí dels Moros con el objetivo final de recuperar y poner en valor un elemento que consideramos tiene un valor añadido desde el punto de vista histórico, educativo y turístico.

Así, a principios de mes, se han iniciado las obras correspondientes a la primera fase de ese proyecto, que acabarán en pocos días y que están encaminadas a evitar el foco de deterioro de la construcción. Estas obras consisten en movimientos de tierra que permitirán la correcta canalización de las aguas para evitar que filtren directamente en la estructura, la construcción de un muro de contención y estabilización y la realización del encofrado de la bóveda para evitar desprendimientos.

Estos trabajos están a punto de concluir y, en palabras de la responsable de Urbanismo, “si no hubiéramos actuado en este momento, de acuerdo con el diagnóstico de los técnicos que apuntaban la urgencia, probablemente el Molí no habría soportado un nuevo episodio de lluvias fuertes y Altea habría perdido un valioso testigo de su historia”.

La intención, avanza, “es acometer la segunda fase a principios del año que viene para dar una solución definitiva a la estabilidad estructural de la edificación que nos permitirá abordar las futuras actuaciones con más tranquilidad”.