El equipo de gobierno de Altea consigue una subvención de 45.000 euros para la mejora de los parques infantiles

El Ayuntamiento de Altea tiene asignadas, en función de su población, ayudas por algo más de 250.000 € dentro del paquete que le corresponde para Inversiones Financieramente Sostenibles que anualmente concede la Diputación con cargo a su Remanente de Tesorería.

Este año, la Diputación, gobernada por el PP, decidió que ese importe se destinara en su mayor parte a la reparación de los destrozos provocados por el temporal. Tras esas ineludibles inversiones, ha quedado una parte para emplearla en uno de los proyectos previstos inicialmente para ser ejecutado con los fondos de Diputación: 45.000€ que el equipo de gobierno decidió invertir priorizando la mejora de parques infantiles sobre otras necesidades.

Para el alcalde de Altea, Jaume Llinares, “la actuación del PP, tanto local como provincial, merece un escueto análisis”.

En primer lugar, obligan a los municipios afectados por el temporal a invertir un dinero que anualmente les corresponde a ese fin, sin habilitar partidas extraordinarias para evitar la desigualdad con otros municipios que no han sufrido daños.

Esto ocurre a pesar de haber consensuado una moción en la que Diputación se obligaba a compensar de forma extraordinaria a los municipios que sufrimos daños por el temporal, por un importe igual al coste de las obras. Finalmente lo que han hecho es restarnos ese importe de la asignación que nos corresponde anualmente, con lo que incumplen su compromiso con los pueblos afectados.

Mientras actúan de esta manera con el dinero público, aprueban inversiones millonarias a dedo en municipios gobernados por el PP. Como ejemplo los 5 millones de euros que se repartirán Calp, La Nucia, Bussot i Mutxamel mientras a los municipios afectados por el temporal se les pide que prioricen estas obras en su asignación anual ordinaria porque no va a haber ingresos extras para ellos.

En tercer lugar, merece una mención especial el intento del PP local, sumido en su particular batalla interna, de sacar rédito de la gestión del gobierno municipal. El día después de que el Ayuntamiento envíe a la Diputación la solicitud de subvención para la mejora de parques infantiles, sacan nota de prensa exigiendo que se actúe en ellos. Qué coincidencia.

Y por último, explica Llinares, antes de que la Diputación comunique de manera oficial al Ayuntamiento que se concede la subvención para los parques, el PP local lo anuncia como un logro propio. La idea que subyace a las declaraciones del Sr. Ballester tiene su lógica irrefutable, una lógica de uso doméstico que hace innecesario el contraste con la realidad: “si el resultado de la gestión es positivo, tenemos que haber sido el PP.”

Tras el intento de manipular un problema tan serio como es el de la supervivencia del conservatorio para obviar sus propias responsabilidades en las contrataciones irregulares que realizaron y que han sido el motivo de la denuncia de la inspección de trabajo, ahora nos amenizan el fin de semana con esta nueva frivolidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: