Entrevista a Francisco Javier Carrillo Pérez

IMG-20211209-WA0003

Hoy tenemos el placer de entrevistar a una persona muy conocida en Benidorm, abogado de profesión y cantante por afición. Se trata de Javier Carrillo.

Periodista: Buenos días, Javier.

Javier: Buenos días, Manuel.

Periodista: Bueno, te he presentado como cantante de afición, pero es posible que me equivoque: ¿aficionado o profesional?

Javier: Bueno, como profesión tengo la de abogado y procurador; y también soy agente de la propiedad inmobiliaria. Para mí el Derecho es algo vocacional, sobre todo la idea de ayudar a la gente, algunas veces sin cobrar siquiera. Lo de cantante es más que una afición; pienso que es un don de Dios tener una voz privilegiada, y que había que aprovechar. No soy profesional, vamos a dejarlo en semiprofesional.

IMG-20211209-WA0012

Periodista: Eres madrileño, ¿no? ¿Desde cuándo resides en Benidorm?

Javier: Soy madrileño y, además, del barrio de Chamberí. Desde hace muchos años he venido a Benidorm en vacaciones porque mi padre había comprado una casita en la Colonia de Madrid. Empadronado, con residencia fija, llevo diez años. Y estoy en Benidorm porque me encanta esta ciudad.

Periodista: ¿Nos puedes ahora decir que ha sido de tu vida, profesional y artística, hasta que llegaste a Benidorm?

Javier: Provengo de una familia medianamente acomodada; después de terminar el bachiller, formaba parte de un conjunto musical porque descubrí que me gustaba cantar. Después me fui a Palma de Mallorca para trabajar en una tienda familiar que fundamentalmente vendía artesanía del olivo. Volví a Madrid para hacer el servicio militar, después de haber hecho una gira con una tuna por el extranjero, en el año 67. Estudié Derecho, ya casado y con hijos, alternando los estudios con el cante.

Periodista: A mí me interesa tu faceta de cantante, de tenor. ¿Dónde sueles cantar? ¿En cafeterías, en galas benéficas…?

IMG-20211209-WA0001

Javier: He cantado en muchos sitios: en la pizzería Fratelli, en Les Dunes, en el salón de actos del ayuntamiento, en el Parque de L’Aigüera… Y he participado en galas benéficas con el objetivo de recaudar fondos para ASMIBE, AFEM, etc. También he cantado en la Finca El Senyoret, con la rondalla Tramontana (“El canto del sembrador”, de “La rosa del azafrán”). Y, por supuesto, en Madrid, alternando el despacho con el cante (Casa de Asturias, Centro social Cervantes y en la cafetería Viana, donde presentaba a otros artistas, y yo también cantaba). Y, actualmente, en Francia, en la ciudad de Nancy, donde voy con frecuencia porque mi pareja, Martine, es francesa.

Periodista: ¿Estás jubilado ya, Javier?

Javier: Estoy jubilado, sí. Tengo 74 años. Pero continúo colegiado con la función de abogado ejerciente, es decir, para asesorar básicamente. También sigo colegiado como API.

Periodista: ¿Vives a gusto en Benidorm? ¿Qué le falta para que sea la ciudad ideal?

Javier: El AVE. Y que terminen el Centro Cultural de la Avenida de Europa. A Benidorm no le falta otra cosa; lo que pasa es que el ciudadano siempre pide más y más. Creo, sinceramente, que el gobierno del actual alcalde lo está haciendo muy bien.

Periodista: ¿De dónde te viene la afición? ¿Alguno de tu familia ha salido cantante?

Javier: Mira, tengo 16 tíos por parte de madre y 8 por parte de padre. Que yo sepa, ninguno ha tenido la afición por el cante. Ni, dicho sea de paso, por la abogacía. En cuanto a mis hijos, alguno ha hecho pinitos y tengo una nieta a quien no se le da mal, pero no creo que se dediquen al bel canto, como yo.

Periodista: ¿Tienes formación musical, académica quiero decir?

Javier: He estudiado solfeo y canto. Sobre este asunto, me gustaría aconsejar a los jóvenes principiantes que estudien solfeo, pues sirve para medir, para entonar, para cantar bien. Y que, si tienen afición, que sigan adelante, que no se desanimen, claro, en función de las posibilidades de cada uno. Yo, por ejemplo, me especialicé en lírico, que era lo que más me iba.

Periodista: ¿Qué género musical prefieres?

Javier: La zarzuela. En una ocasión, intervine en la representación de “La Dolorosa”, como protagonista. Soy tenor lírico y mi repertorio se basa en romanzas y arias de zarzuelas, aunque también canto otro tipo de temas, como Granada, por poner un ejemplo.

Periodista: ¿Tienes alguna otra afición?

Javier: La poesía. Algunas veces he combinado en mis conciertos las canciones con la lectura de poesías. También me gusta el teatro: con Maite Ciruelo, hice “Don Juan Tenorio”; y con Nicolás Pardo “Melocotón en almíbar”. El teatro me viene de antiguo, pues ya en el colegio hice alguna cosa; realmente, lo que me gusta es actuar en un escenario. Por otra parte, practico la natación y el frontón.

Periodista: ¿Cuáles son tus proyectos en un futuro próximo?

Javier: Seguir cantando. Me gustaría algún día colaborar con formaciones musicales, como la Unión Musical, la rondalla de La Barqueta, etc. En ocasiones he cantado a capella en alguna iglesia; lo seguiré haciendo mientras me queden fuerzas para ello. Hace años estuve a punto de cantar en algún hotel, pero no me convenció la forma de actuar de los empresarios: tratan a los músicos como proletarios de la música (y algunos de esos músicos son realmente buenos); lo que les interesa los hoteleros es que ambienten el establecimiento y animen a los turistas más que un concierto serio como el que yo podría dar.

Periodista: ¿Has tenido algún reconocimiento institucional por tu labor en pro de la cultura en Benidorm?

IMG-20211209-WA0011

Javier: Tanto Agustín Navarro como Toni Pérez han valorado mi labor en estos diez años, pero nunca se ha materializado en ningún reconocimiento público. Eso sí, tengo diplomas de AFRATEX, de La Casa de La Mancha. Y también diplomas de haber hecho cursos de canto con principales figuras como Monserrat Caballé y Alfredo Kraus.

Periodista: Gracias por tus declaraciones, por las cuales nuestros lectores sabrán un poco más del tenor Javier Carrillo.

Javier: Gracias a ti.