Las viviendas turísticas impulsan una reclamación conjunta contra el Estado por los daños y perjuicios del estado de alarma

FEVITUR banner RPA

FEVITUR ha iniciado los trámites para reclamar al Estado indemnizaciones por daños y perjuicios derivados del estado de alarma. La federación nacional actúa en defensa de los intereses del sector de la vivienda vacacional y hace un llamamiento a los propietarios y gestores de viviendas turísticas para unir esfuerzos ante los tribunales.

FEVITUR hace un llamamiento a los propietarios y gestores de viviendas turísticas para unir esfuerzos ante los tribunales pretende compensar parcialmente las pérdidas de un sector que se cifran ya en más de 13.000 millones de euros y la desaparición de miles de empresas.

Con esta medida legal, la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (FEVITUR) busca compensar las medidas adoptadas por el Gobierno, unas medidas que considera contradictorias, incoherentes, restrictivas y penalizadoras para los negocios. Con este tipo de reclamación de responsabilidad patrimonial por vía administrativa, se busca recuperar el gasto sufrido y los beneficios medios perdidos por parte de las empresas de viviendas de alquiler vacacional, así como contribuir a la regeneración del tejido empresarial.

El equipo legal de FEVITUR, formado Ius+Aequitas y Rúa Abogados, plantea la posibilidad de obtener un resarcimiento por las pérdidas ocasionadas, mediante la tramitación de dos tipos de procedimientos: una reclamación frente al Estado por los daños provocados por la primera declaración de estado de alarma y una reclamación frente al Estado y las comunidades autónomas por el periodo posterior al primer estado de alarma, y hasta la actualidad. Para obtener el resarcimiento de los daños y perjuicios, se debe iniciar por cada perjudicado una reclamación individual por responsabilidad patrimonial dirigida a la administración pública competente en la que se cuantifiquen los daño con precisión.

El sector de las viviendas turísticas acumula unas pérdidas de más de 13.000 millones de euros desde el inicio de la pandemia. Durante este año se estima que miles de negocios han tenido que cerrar. En 2020 la ocupación se desplomó un 70% respecto al 2019.