El Café: De la Finca a la Taza

Hoy martes ha tenido lugar la Conferencia “El café: de la finca a la taza” en El Faro de Alejandría, y realizada por Patricio Navarro Fenoll -Barista de D.Origen Coffee Roasters y Axel García -Gerente de El Café de Axel.

El café proviene de una planta que se llama cafeto donde sus frutos son cerezas y la planta la descubrió un pastor en Etiopía.

El cafeto florece a partir del cuarto año de vida, durante una semana al año, dando lugar a miles de flores por cada árbol y de esas flores sale una cereza. Cuando las cerezas maduran o la mayoría están en su punto óptimo, se recolectan manualmente o mediante máquinas, después las cerezas se seleccionan quitando restos de piedras, hojas u otras cosas que no queremos.

Una vez que tenemos las cerezas, las procesamos dejando secar el grano del interior de la cereza hasta que están listas para el envasado. Cuando tenemos el grano listo comenzamos con la puntuación del café, contando los defectos que pueda tener, mediante una cata con profesionales y una tabla de puntuaciones. Cuando el café tiene más de 80 puntos sobre 100, se le llama café de especialidad, por debajo es llamado café comercial.

El envasado puede realizarse en barricas como es el ejemplo de Jamaica, o en sacos de yute en el caso del resto del mundo. Y su transporte puede ser en avión o en barco.

Dependiente de la cantidad o calidad del café, se vencden como microlotes o a granel en la Bolsa de Londres o Nueva York, y los compradores suelen ser importadores o pequeños compradores mediante trato directo con las fincas.

El café es comprado por grandes tostadores que tuestan hasta 1.000 kgs. de 2 a 5 minutos o pequeños tostadores que buscan dar una calidad y un tueste que suele tardar de 10 a 15 minutos.

Ahora, el café hay que hacerlo y mostrarlo al mundo, mediante cursos de como trabajar bien el café, el profesional encargado de hacerlo se llama barista y hará ese café que a todos nos gusta. Existen campeonatos donde se muestra y se compite por ver quien es el mejor barista y el mejor café de cada país.

El objetivo final de todo ésto es que el cliente disfrute de una experiencia única y que cuando tome un café no lo vea igual que antes.