El mal es humano. Duerme en tu cama y come en tu mesa

No hay texto alternativo automático disponible.

Tema candente el ofrecido en “el Faro de Alejandría Benidorm” el pasado martes 24 de octubre por Vicente Sanjuán

Empezó hablando sobre el mal metafísico que remite a la imperfección del mundo creado, que es finito y deficiente. El mal es consustancial y estructural en el hombre, posibilidad de la que no puede librarse al ser LIBRE. Avanza diciendo que la mejor táctica contra el mal es perseverar en hacer el bien. Continuó con el mal físico, el dolor y el sufrimiento humano, pasó al mal moral, la capacidad que tiene el libre albedrio humano, para causar daños y sufrimientos injustificables a otros seres vivos. Como freno tenemos la conciencia, acción personal de respeto hacia el derecho ajeno, basado en la ley universal kantiana.

Detalló las raíces sobre el mal moral o antropológico, que tiene que ver con las pasiones desbocadas y con la limitación de la libertad. Cita a Platón con una frase donde afirma que el origen del mal es la mala educación basada en apariencias, la fama o el honor. Séneca aduce a la ira, Juan Luís Vives afirma que es odio fruto de la envidia o de la ira, Rousseau afirma que es el amor propio o a sí mismo y Schopenhauer afirma que es egoísmo del “todo para mí y nada para los demás”.

Vicente siguió con su charla sobre las ideas de otros moralistas, mencionó algunas doctrinas de San Agustín. Continuó, con el tema de los efectos sociales de la maldad. Finalizó la ponencia dando paso al coloquio, donde se hicieron profundas preguntas (que a veces pueden ser capaces de rozar la maldad) aclaradas con las respuestas pertinentes.

El mal como tal no existe, existe una ausencia del bien. Un día más se cumplió nuestro objetivo, complacer a las personas que se preocupan en asistir cada semana a las charlas que presenta nuestra asociación. El esfuerzo se ve recompensado. Lo que siembres hoy, lo cosecharás más adelante.