El Arte de hacer volar los Palomos

WhatsApp Image 2022-01-04 at 23.08.57

La Colombicultura es una actividad deportiva reglada que hunde sus raíces en la Edad Media, en tiempos de los Reyes Católicos y que fue introducida en la Península Ibérica por los árabes, al parecer como medio de recreo. A lo largo de los años, incluso siglos, de practicar esta afición y de realizar muchos cruces con ejemplares de las distintas razas existentes se tomó como referencia, a principios del siglo XX, la paloma buchona española, caracterizada por ejemplares de notable porte, buche voluminoso y aspecto arrogantes. En Valencia es donde se crean las primeras sociedades de Colombicultura, mientras en Benidorm y comarca el “Arte de hacer Volar al Palomo” se pierde en la memoria de los más viejos del lugar.

UN REPORTAJE DE BELÉN RICHARTE

        La historia de la Columbicultura en Benidorm se pierde en la memoria de aficionados locales de más edad. “Nuestros veteranos deportistas coinciden en afirmar que el deporte lo aprendieron de sus padres y que éstos, a su vez, lo aprendieron de los suyos e, incluso, en algunos casos, de sus abuelos. Determinar el momento en que la afición al palomo deportivo surge en Benidorm es ya, seguramente, imposible”, explica Pepe Such “Picorro”, presidente del Club Colombaire “Benidorm-La Isla”.

WhatsApp Image 2022-01-04 at 23.09.35

        Según “Picorro”, “estos viejos aficionados y amigos ignoran también cómo llegó este deporte a la localidad: unos defienden la teoría de que pudieron ser viajeros procedentes de Murcia quienes lo trajeron; otros creen que fueron visitantes de Alcoy; y los hay que dicen que fueron habitantes del propio Benidorm los que en sus viajes por otras poblaciones, especialmente, a Valencia donde lo conocieron e importaron, de modo que arraigó rápidamente en Benidorm y comarca por las excelentes condiciones que ofrecía para la práctica de este deporte (pueblos pequeños, casitas bajas con terrazas, terreno llano y arbolado)”.

WhatsApp Image 2022-01-04 at 23.10.20

        Lo que es indudable es que la afición a la cría y vuelo del palomo deportivo estuvo muy arraigado entre las gentes del pueblo, durante todo el siglo XX. Estos aficionados con el paso del tiempo crearon la Sociedad “La Isla”, que continúa hasta nuestros días.

        “El prodigioso crecimiento urbanístico de Benidorm hizo necesario la aparición dentro de su término de nuevas sociedades y, de este modo, nacieron “Sierra Helada” y el “Club Benidorm”, dirigidas y formadas por benidormenses que tienen gran presencia y participación en las competiciones de palomos deportivos del más alto nivel”, subraya el colombicultor.

WhatsApp Image 2022-01-04 at 23.11.01

          A “Picorro” lo introdujo en este fascinante mundo de la Colombicultura Don Manuel Torrubia Climente, “amigo mío, de mis abuelos, cuando en 1997 decidió pasar a recogerme, por una huerta que teníamos al lado de su camping, que hacía las veces de centro de adiestramiento de sus palomos, para llevarme con él a ver Campeonato Intercomarcal que aquel año celebraba el “Club Benidorm-La Isla”, -y continúa explicando-, “ahora 25 años después de ese día soy yo el presidente de dicho Club, al cual me siento muy orgulloso de pertenecer junto a todos los socios”.

        Desde que Pepe Such se introdujera en este fascinante mundo “han sido muchos los colombaires que me han ayudado a ser el colombaire que soy hoy día.. ¡ Es verdad que muchísimos de ellos ya no están entre nosotros y que los que quedamos somos pocos”, ha resaltado y dice sólo tener “palabras de agradecimiento para todos los colombaires que he conocido durante todos estos años”.

WhatsApp Image 2022-01-04 at 23.12.06

       

        Competiciones Palomos deportivos

        Las competiciones de palomos deportivos se practican en pleno contacto con la naturaleza, siendo los palomos los auténticos protagonistas, aunque es el propio colombicultor la persona que los cría, selecciona y entrena para los concursos en los que se participará.

        En la actualidad en los palomos deportivos se busca un palomo de buen tamaño, no excesivamente grande, de porte arrogante, muy resistente al vuelo, luchador en el suelo y celoso de su hembra, inteligente y con buena memoria para recordar los lugares donde ha visto pararse a la paloma.

WhatsApp Image 2022-01-04 at 23.13.02

        La competición consiste, tras la suelta de una hembra, denominada “paloma de suelta” dotada de una pluma blanca que sobresale en la cola y que la distingue, en el cortejo por parte de los machos que participan en dicha prueba o suelta para conseguir llevársela a su palomar o estar el máximo tiempo con ella. Durante el desarrollo de la prueba, se producen diversos situaciones que suman para la puntuación final de cada ejemplar.

        Toda la suelta es seguida por los aficionados y el equipo arbitral designado en cada ocasión. La zona donde se realiza se denomina campo de vuelo y es deseable que cuente con algunas edificaciones arbolado para los distintos lances.

        Palomos de raza buchona

        La modalidad de palomos de raza buchona consiste en la crianza de ejemplares pertenecientes a cualquiera de las razas de palomas reconocidas por la Real Federación Española de Colombicultura–RFEC (diecinueve en la actualidad), con el fin de obtener palomas que se ajusten al máximo a los estándares establecidos para cada raza de belleza, porte, perfección física y vuelo, con el objetivo de participar en las exposiciones y concursos que se celebran en instalaciones cerradas o bien enjuiciamientos del vuelo a cielo abierto.

WhatsApp Image 2022-01-04 at 23.13.41

        Anualmente se organizan competiciones según la demarcación geográfica ( a nivel de club, provinciales, regionales o nacionales) que acogen a ejemplares de diferentes razas de las que cuentan con estándar reconocido. También se pueden celebrar concursos monográficos especializados en una raza en concreto.

       

        Benidorm cuna de grandes colombaires

        Hablar de los orígenes de la Colombicultura nos lleva a remontarnos hasta los tiempos de la invasión y la dominación árabes, pues se supone que fueron los árabes quienes introdujeron en la Península la afición al vuelo de palomos. Dado lo vasto del territorio que ocuparon, es de suponer que esta afición no se estableció en un solo punto, sino que se extendió por diversos lugares de nuestra geografía, y principalmente por la zona de levante, las actuales comunidades de Valencia y Murcia.

        Terminada la reconquista la cría de palomos se mantienen y numerosos documentos de la época recogen la gran cantidad de palomares existentes en las zonas recuperadas.

WhatsApp Image 2022-01-04 at 23.14.17

        Es en el siglo XIX cuando se crean las primeras sociedades regladas para la cría y concurso de palomos “laudinos” en distintos puntos de la geografía española. Ya en la década de los cuarenta, y después de muchos avatares, la Colombicultura se constituye como deporte oficial al amparo de la legislación de la época y se crea la Federación Nacional de Colombicultura en 1944. Poco después se crearía los campeonatos nacionales e Interprovinciales.

        Desde que se creó el Campeonato de España en 1946 hasta la actualidad, Benidorm cuenta con dos colombicultores que, según Pepe Such, han llegado a lo más alto:

        -Maximiliano Vaello Llorca, Campeón de España en 1957 con su palomo “Churro”, en el Nacional de Oliva.

        -Manuel Torrubia Climent, Campeón de España en 1989 con el palomo “Risueño”, en el Nacional de Tobarra (Albacete); Campeón de España en 2003 con el palomo “Bbu”, en el Nacional de Fuenteálamo (Albacete). Campeón de España 2013 con el palomo “Copa Blanca” en el Nacional de Ontun (Albacete).  Y además de estas tres competiciones también ganó el “Campeonato Nacional de Palomos Jóvenes”, con el palomo “Interviu”.

        “Estos dos colombicultores son los que más alto han llevado el nombre de Benidorm y la Colombicultura a lo más alto a nivel nacional no sólo por ser  buenos palomos sino también por ser excelentes colombaires y mejores criadores” -y detalla “Picorro”-, “también reconozco que hay muchos socios que han llegado a campeonatos nacionales y han dejado a Benidorm en muy buen lugar. Actualmente puedo decir que el nombre de Benidorm continúa en los niveles más altos de la competición colombaire gracias al trabajo, esfuerzo y entrega de socios de nuestros clubes”.

        Pepe Such está asociado en Benidorm desde 1997 y “he tenido la suerte de conocer a colombaires de nuestra comarca que han estado siempre en lo más alto de la competición nacional; por suerte, en nuestra zona, cuando no está uno de nuestros socios a un alto nivel, está otro. ¡Siempre tenemos un colombaire que hace que nuestra Colombicultura esté en su máximo apogeo”!

        “Además de “Benidorm-La Isla” hay otras sociedades en pueblos como l’Alfàs, La Nucía, Altea y Callosa d’en Sarrià que han colaborado y continúan colaborando para que la Colombicultura de la Marina Baixa esté siempre en lo más alto de la competición y que la época de esplendor no termine”, -se enorgullece en decir Picorro-, “y por eso doy las gracias a todos los colombaires y a sus respectivas asociaciones anteriormente citadas por el esfuerzo y sacrificio que este deporte arrastra cada día porque en sí no es más ni menos: que el Arte de hacer volar palomos”.

        Temperamento del palomo deportivo

        El palomo deportivo es de temperamento vivo y nervioso, resistente en vuelo y luchador incansable en la persecución de la hembra. La apariencia del palomo deportivo varia según la zona que nos encontremos del levante. En Valencia podemos encontrar un palomo mediano, con poco buche y muy temperamental. Sin embargo en las regiones de Murcia y Andalucia el palomo es algo más grande, de buche más pronunciado y algo más atemperado, con mayor aguante en la lucha en el suelo. Éstas diferencias provienen de los diferentes cruces realizados en cada zona con las razas preexistentes en cada región para conseguir los fenotipos actuales, es decir los rasgos característicos que vemos de ellos.

WhatsApp Image 2022-01-05 at 01.07.17

        A diferencia de los “palomos ladrones” o “palomos laudinos”, el palomo deportivo está diseñado para competir con ardor, para perseguir sin cesar a la hembra a diferencia de las primeras que lo están para cortejar a la paloma y conseguir atraerlas a su casillero con perseverancia y galantería, sin tocarles una pluma.

        Es decir, según “Picorro” la competición consiste en “soltar una hembra de suelta, que lleva una pluma blanca en su cola lo que la distingue de los machos, y los palomos que participan en el cortejo para estar el máximo tiempo con ella, -y añade-, “durante las pruebas que duran dos horas se producen lances y situaciones que los palomos deberán resolver para que influyan en su puntuación final”.

        Todas las pruebas son seguidas por los aficionados y aficionadas y el equipo arbitral. Dicho equipo arbitral  conoce a todos los palomos participantes gracias a las marcas y pinturas con las que cada colombicultor marca a su palomo. Después de seis o siete tardes se da por concluida la competición. 

        En Benidorm existen 49 socios repartidos entre cuatro sociedades: “Benidorm-La Isla”, con 25 socios; “Benidorm-Sierra Helada”, 14 socios; “Benidorm-La Vital”, con seis socios; y “Benidorm-Benidorm, con cuatro socios. El total de socios en la Marina Baixa es de 168.

       

        El adiestramiento

        Lo más importante a la hora de obtener un buen palomo depende del plan de entrenamiento que utilicemos. La experiencia siempre es una buena consejera a la hora de aprender qué tácticas funcionan y cuales no.

        El adiestramiento del palomo deportivo empieza cuando el pichón alcanza el celo y empieza a ir detrás de las palomas.
Cuando el palomo entra de lleno en su primer celo lo que se debe hacer es dejarlo en el cajón de vuelo donde va a ser enseñado o en su defecto en alguna voladera junto que alguna paloma de suelta para que se fije el tipo de color de paloma que debe perseguir.

        No estaría de demás que cuando comencemos a querenciarlo hacia su cajón de vuelo definitivo que comprobemos que el ave come y bebe regularmente, para evitar que ante la extrañeza del lugar y los nuevos dispensarios de comida y bebida, no se nutra adecuadamente y nos demos cuenta de ello demasiado tarde.

        Una vez hayamos enseñado el pichón es bueno ir soltándolo sólo junto a una paloma a la que deberá seguir y llevará la cola marcada, como en los futuros concursos. Cuando el joven pichón se desenvuelva bien persiguiendo en vuelo a la hembra ya estará preparado para picarlo con otros machos.

        Según el presidente de Club “Benidorm-La Isla” la verdad “es que cada colombaire tiene su propio sistema para entrenar a sus palomos, aunque, más o menos, todos se basan en los mismos pasos”.

        Proceso: “Una vez pasado tres meses desde el nacimiento del palomo ya se empiezan a definir si son macho o hembra. Las hembras se separan  y los machos se introducen en una habitación donde hay más palomos; las hembras claras con las colas recortadas y con una pluma blanca para que ellos identifiquen a la hembra y empiecen a tener fijación con ella. Después de estar un par de semanas en esta habitación se deja a los palomos solteros para que el ciclo que la Naturaleza retorne y les vuelva de nuevo el celo y una vez encelado se repetiría la misma operación pero ahora con palomas oscuras, -detalla Picorro-, “una vez el palomo ya conoce los dos plumajes de hembra pasará a ser enseñado por una paloma previamente apareada, en su cajón (su casa) para que el animal un lugar en el que encontrar calidez cariño. En los primeros días ambos se ejercitarán y el palomo empezará a romper vuelo y a ponerse en forma”.

        “Días después se suelta el palomo con su paloma y se podrá soltar unos cuantos machos más a esa hembra para que entre ellos empiecen a seguirla, desde este momento ya son visibles las cualidades de cada palomo” -quien destaca-, este proceso de ir añadiéndole palomos a la hembra es muy lento ya que lo que se pretende conseguir es que los machos lleguen a un número de 80 y todos acompañen a la hembra”.

        “La verdad es que se se puede explicar con palabras el esfuerzo y el sacrificio que conlleva preparar un animal desde la cuna. Sólo uno sabe las horas y la paciencia que requiere y también sabemos que no todos los palomos llegan a ser un buen animal” concluye diciendo el colombaire.

          Cantidades extratosféricas por un palomo

       

        En opinión de “Picorro”, de las cantidades que se habla “simplemente pagan el capricho de un colombaire; un palomo en sí no vale ese dinero, pero sí que un colombaire se sienta orgulloso del tener su animal del que puede disfrutar otro colombaire”.

        “Es tanta la diferencia que existe hoy en día entre los palomos deportivos, que creo que esas cantidades de dinero que se pagan por poder  adquirir un palomo que haya pasado a una ronda superior a la que la persona que lo compra no ha podido llegar. Es decir, cuanto más cerca está tu palomo del Campeonato Nacional mejor se paga. Lo que más se paga es la clasificación más que el palomo en sí”, -y detalla el experto- “en mi humilde opinión sobre este tema y basándome en que en la actualidad hay muy pocos palomos que repitan triunfos y que estén siempre en lo más alto de la competición para poder pagarlos a las cantidades de las que tu y yo hemos hablado”.

        Otras cosa diferente son los aficionados, “que invierten cantidades de dinero en animales para la cría e intentan, a través de la descendencia de éstos, llegar a criar el palomo buscado. Este gasto de dinero (inversión) no te asegura que el ese sea el palomo campeón”, asegura Pepe Such.

        La verdad es que supongo que cada propietario les exigirá a sus animales una serie de cualidades. Para mí un palomo de competición debe reunir cualidades como la agilidad, la resistencia y la inteligencia. Luego, con la veteranía, ellos mismos van adquiriendo otras cualidades.

        Pero lo que sí tengo claro es que para mí lo más importante que debe tener un palomo es el “celo”. El celo es lo que hace que estos animales tengan afán de luchar por su hembra. Si un palomo no tiene el suficiente celo para poder aguantar el tiempo que dure la competición no será nunca capaz de alcanzar los objetivos que perseguimos todo colombaire: que no son otros que el de tener un palomo ganador.

       

        Factores que influyen en la competición

        Para intentar que los palomos vayan lo mejor posible en los diferentes concursos que se realizan durante la temporada hay que tener en cuenta una serie de factores que influyen en el rendimiento del palomo, y de no hacerlos así puede suponer la pérdida de la competición.

        a) La Alimentación

        Uno de los factores mas importantes es el de la alimentación, y no sólo durante los días previos a las competiciones, sino durante todo el año, pues es la base de los resultados que cosechemos con el animal. La dieta debe ser variada y equilibrada. Tampoco debe faltar el grit y algún complemento mineral para reforzar su estado de forma.

 
        b) Evitar ansiedades innecesarias

        Otro factor importante es la tranquilidad en las instalaciones del palomar durante los días de concurso y los previos a éste. Si en éstas fechas introducimos algún ejemplar nuevo o paloma hembra, nuestros concursantes detectará al intruso y corremos el riesgo que el día del concurso se quede por el palomar intentando buscar al nuevo ejemplar, en vez de salir a competir.

       
        c) Pintura que destaque

        Otro factor que puede ser motivo de fracaso es una pintura escasa o inadecuada de nuestro palomo. Si poseemos uno de colores oscuros sería conveniente pintarlo por encima o si nuestro ejemplar es de porte pequeño o tiende a alisarse. Con ello ayudamos a evitar que otros palomos le molesten o confundan en el fragor de la competición, ya que hay palomos que tienden a ir detrás de otros ejemplares de colores lisos o pintura difuminada. Como norma general lo pintaremos con veinticuatro horas de antelación a la prueba y a continuación lo soltaremos al aire para comprobar el resultado.

       
        d) Recompensar al palomo

        Cuando recuperemos a nuestro palomo después de toda la tarde con la paloma, le recompensaremos con un pequeño premio. Este premio, que lo motivará para la siguiente prueba, será dejarlo que cubra a una paloma del mismo color que la que persiguió durante el concurso de esa misma tarde.

        Cuándo termina la temporada

        Entre los meses de mayo y junio finaliza la temporada de competiciones y concursos hasta el otoño. La subida de las temperaturas veraniegas impone éste lapsus de tiempo y además el final del verano coincide con la época de muda de las aves, que temporalmente no están en condiciones de competir. De que este proceso natural se realice en las mejores condiciones posible dependerá en gran medida los resultados deportivos del próximo año.

        Se aconseja que tomen baños frecuentes, varias horas en un solarium si nuestras instalaciones nos lo permiten y una alimentación equilibrada dónde no falten las vitaminas.

        La higiene del palomar, los tratamientos preventivos anuales y en general el óptimo estado de salud de nuestros palomos deportivos permitirán una recuperación adecuada del desgaste de los concursos y afrontar la próxima temporada de competiciones con ciertas garantías.

        En la Marina Baixa ya ha empezado la temporada

        Los campeonatos ha empezado este mismo mes de enero, la semana pasada tuvieron lugar dos: uno en l’Alfàs y otro en Altea, son campeonatos comarcales en el que cada uno de los socios inscribe a sus mejores palomos, el que mejor preparado creé que está para ese momento.

        “Para mí es tanta la igualdad hoy en día que existe entre todos los participantes que parten como favoritos que, a medida, que va transcurriendo el concurso, son pequeños detalles los que se hacen que se posicionen mejor unos palomos que otros”, -indica Pepe Such-, “creo que todo colombicultor lleva a sus palomos a estos concursos con toda la ilusión y eso es lo que hace que se respete al animal y a sus propietarios”.

        Estos dos campeonatos comarcales dan inicio a la competición oficial en la que los palomos en la que los palomos que se clasifican para la siguiente ronda, pasaran a las “Intercomarcales”. Los clasificados de las “Intercomarcales” pasarán al Campeonato Regional y los clasificados de éstos saldrán los palomos clasificados para los Campeonatos de la Comunidad Valenciana en el Campeonato de España.

        Y ante todo “Picorro” quiere dejar claro que “actualmente hay un número de palomos que a partir de la “Intercomarcal” pueden llegar al Nacional a través de una competición paralela (Copa Federación y Copa Comunidades Autónomas)”.

        ¡ Pues sólo me resta desde aquí desearles a nuestros colombaires y sus palomos una excelente temporada !