Vicente Ibáñez Orts ofrece una magistral exposición sobre Les Taules de Menorca en El Faro de Alejandría

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

Magistral exposición ofrecida por Vicente Ibáñez Orts en El Faro de Alejandría que tuvo lugar el pasado martes día 27 de noviembre, sobre: “Les Taules de Menorca – Las piedras pueden hablar”.

Isabel López Villanueva.- Comenzó su ponencia trasladándonos a la isla de Menorca desde la prehistoria, hasta nuestros días. Mediante ilustraciones mostró su situación geográfica. Uno de sus pueblos, Sant Lluís, que está en el extremo oriental con el privilegio de ser el primero en España, donde amanece. 

Las características geológicas dividen a la isla en dos mitades simétricas muy diferentes: el norte, con una costa agreste y desigual, de escasa vegetación y muy accidentada, con numerosos islotes y playas de arena rojiza u oscura, donde se encuentran los suelos más antiguos. 

Y el sur formado por roca calcárea, de suaves acantilados, barrancos esculpidos por el agua y calas de arena blanca rodeadas de pinos. La altura mayor de la isla está en el Monte Toro, con 356 mts., en su cumbre se encuentra el Santuario de la Virgen del Monte Toro, patrona de Menorca.

La capital es Mahón desde 1722, centro administrativo y aeroportuario, alberga unos 30.000 habitantes y se alza sobre un acantilado de 30 metros. Su puerto natural se considera el mayor del Mediterráneo y el segundo más profundo del mundo.
Ciudadela de Menorca, sede episcopal y la segunda más grande de la isla. Regentó la capitalidad hasta la ocupación inglesa en 1714. Destaca el ponente la presencia de restos arqueológicos dentro de este municipio. La construcción más conocida es la Naveta des Tudóns; se trata de un monumento funerario único por su tipología ya que recuerda la forma de quilla de un barco vuelto del revés, que data de la transición del Pretalayótico al Talayótico inicial. Existe una famosa leyenda sobre una piedra que falta en la parte superior de la nave.

Si algo caracteriza a Menorca son sus monumentos megalíticos, ya que hay más de 2.000. La llamada cultura talayótica dejó en Menorca 3 construcciones típicas: la torre tronco cónica denominada talayot de la que hay más de 300, las navetas y las taulas, estas últimas exclusivas de Menorca, compuestas de 2 grandes piedras colosales en forma de T, una vertical y otra horizontal. Actualmente hay 31 taulas de las cuales 11 están completas.

Siguió contando sobre los importantes yacimientos arqueológicos encontrados en los poblados prehistóricos de Trepucó y Talatí de Dalt. También existe una basílica paleo-cristiana en la proximidad de la playa de Son Bou. Los escombros de una fortaleza en el monte de Santa Águeda, último punto de resistencia de los musulmanes. En Menorca se sitúan otras navetas de habitación como las de Son Mercè de Baix.

De la época talayótica cabe destacar los restos del poblado de Son Catlar, con su muralla ciclópea, Torre Llisà Vell, de Torre Trencada, Trepucó y Torre Llafuda. Nos contó sobre unas galerías, salas hipóstilas, recintos cubiertos y cuevas con diversos grabados rupestres de carácter geométrico de la cultura talayótica, con varias estrellas de 5 puntas, así como un enigmático triángulo surcado de rayas y otros dibujos, cuestiones sin resolver. Lo que sí resolvió Vicente, fue la relación de Pitágoras y la geometría con las taulas de Menorca, dio detalles matemáticos muy interesantes. Vicente ha dedicado años de investigación y estudio al enigma de estas Taulas. Fruto de su trabajo y pionero, mide, describe y escribe en varias revistas y publicaciones su descubrimiento, al alcance de cualquiera.

Habló del hondero balear, de las Fiestas de San Juan tradicionales y emblemáticas, su origen se remonta a principios del siglo XIV.

Las lenguas oficiales de Menorca son el español y el catalán denominado menorquín, herencia de la conquista de la isla en 1287 por Alfonso III de Aragón y su repoblación por gentes del Ampurdán. Y debido a la conquista británica se conservan un gran número de anglicismos. También Menorca posee determinadas palabras y expresiones que provienen del francés, debido a la ocupación de la isla durante más de 7 años por los franceses. El ponente da algunos ejemplos.

Nos informó sobre la fauna y las especies extinguidas por la llegada del hombre como el pequeño cérvido “Myotragus Baleáricus”. De la flora destacó el acebuche, planta termófila con gran resistencia a la sequía, procedente del olivo silvestre, puede alcanzar los 20 años de vida, patrimonio cultural de la isla. Las barreras menorquinas son muros de piedra seca que limitan un recinto cuadrado para la explotación agrícola, de una hectárea de extensión. También se han usado para proteger la entrada a los caminos particulares.

Y durante una hora y media estuvimos disfrutando de tan instructiva Charla seguida del coloquio. El ponente contestó con detalle a todas las preguntas formuladas. Muchas gracias Vicente por tu buen trabajo y hasta la próxima. María Isabel López Villanueva.
“Cosas que se pierden por el hombre, otros las vuelven a encontrar”.