El saqueo a la sociedad de bienestar

Bernat Mira Tormo.- Está claro, que la “crisis”, es la consecuencia lógica de la globalización de la economía, sin ningún tipo de controles, por seguir el dogma del libre mercado, que según sus seguidores decía:

<<“El mercado, dejado a su aire y sin controles estatales de ninguna clase, es capaz de producir tanta riqueza, que hasta las capas sociales más humildes, saldrán beneficiadas, del gran progreso económico que aportará a la sociedad, la llamada magia del mercado”>>. Este era el “cuento” del “pensamiento único”, que querían imponer los partidarios del ultra liberalismo económico a nivel mundial.

Hasta no hace mucho tiempo, hubo bastante gente, que se creyeron este “cuento”. Nos dijeron tantas veces que no había ninguna otra alternativa viable al mercado, que a fuerza de repetírnoslo, se lo creyeron ellos mismos, y esta falacia que alguien con dos dedos de frente, no se lo hubiera creído, se convirtió en el “mantra” o la “biblia”, del llamado “capitalismo de mercado sin complejos” o “ultra liberalismo económico”. Yo les daba el nombre menos elegante, de “estraperlistas del siglo XXI.

Por suerte este cuento, hoy sólo se lo creen los cuatro que se creen todo lo que ven en la TV, y los que se han enriquecido con la crisis. A los que no les pueden ir con este “cuento”, es a la gente que está harta de buscar trabajo sin encontrarlo, y a los que no pueden pagar la hipoteca del piso, ni llegar a fin de mes. Estos cuando oyen la palabra democracia o libertad, saben que les están tomando el pelo, porque saben lo que significan las palabras democracia y libertad sin un euro en el bolsillo, o sea otro cuento más.

Con esta política, las clases sociales más humildes se mueren de hambre. Se puede comprobar en todos los lugares que aplican esta política, la macroeconomía sube por el ascensor, y los trabajadores (exceptuando a los altamente capacitados, que están relativamente bien pagados), están trabajando 12 horas cada día, subiendo por las paredes.

Esto lo podemos comprobar en lugares, como Singapur, Abu Dabi, Arabia Saudí, etc. Tienen un de las rentas por habitante más altas del mundo, y cuando más sube la renta de estos países, más se empobrecen proporcionalmente sus trabajadores.

Los políticos de todos los colores están desacreditados, por no poder controlar al mercado, o sea, a los especuladores y corruptos, que sin necesidad de presentarse a las elecciones, tienen mucho poder. La gente piensa y con razón, que si los que mandan son los mercados, para que queremos a los políticos.

Ya casi todos los Marxistas que quedamos, somos de Groucho Marx>>.

El siguiente chiste, lo escribí hace unos años, en la página 155 de “La Font dels cuatre Txorros”, me parece bastante ilustrativo, para entender buena parte de las ideas del pasado reciente, tras la desaparición del bloque soviético. Dice el chiste:

“Se encuentran dos antiguos comunistas en Rusia, diez años después de la caída del bloque soviético, y le dice uno al otro:

-Oye, ¿sabes que todo lo que nos habían dicho del comunismo era mentira?

Y le contesta el otro:

-Sí, pero eso no es lo peor, lo peor es, que todo lo que nos habían dicho del capitalismo era verdad.”