L’Horta de Benidorm ofrenda a la Mare de Déu del Roser

Toni Pérez anima a los vecinos rta a preservar sus costumbres y tradiciones para que sean disfrutadas por las generaciones futuras

Poco antes de las 17.00 h, la ‘xirimita’ i ‘el tabalet’ se escuchaban en l’Horta de Benidorm. Era el anuncio de la concentración de las entidades festeras para ir en romería hasta la Ermita de Sanç y ofrendar allí a la Mare de Déu del Roser en el día grande de su fiesta.

La Colla de Xirimiters de la Marina encabezó la comitiva junto a la Comissió de Festes del Roser, la de Sant Isidre, la de Sant Antoni y la asociación de vecinos. A ellos se sumaron las reinas Mayor e Infantil de les Festes Majors Patronals, Aila Merenciano y Chloe D’Hebroodt, con sus cortes de honor; el presidente de la Comissió, José Vicente Fuster; y la Associació de Penyes ‘Verge del Sofratge’, con su máximo responsable al frente, Adrián Romero.

Tras ellos, el alcalde de Benidorm, Toni Pérez, y el concejal de Fiestas, Jesús Carrobles, otros miembros de la corporación y la presidenta de la Comissió del Roser, Aitana Mannion. También marcharon el diputado nacional, Agustín Almodóbar; y el provincial, José Ramón González de Zárate. La Societat Musical l’Illa de Benidorm cerraba el cortejo con el pasodoble ‘Fiesta en Benidorm’, de Rafael Doménech Pardo.

Con posterioridad a la ofrenda floral, Pepe Buigues proclamó, con la lectura del tradicional pregón, que el barrio vive la fiesta grande en honor a la Mare de Déu del Roser y compartió con los centenares de personas presentes momentos de su infancia vividos entre las acequias y bancales compartidos con muchos de los asistentes y recordó con emoción a los vecinos que ya no se encuentran entre nosotros.
A continuación, Aitana Mannion entregó al pregonero un recuerdo el acto y cedió la palabra al alcalde, no sin antes agradecer el trabajo realizado por todos los vecinos que ha hecho posible la celebración.

Toni Pérez recordó que cuando se nombró la actual Comissió del Roser “llevábamos mascarillas” y que en l’Horta y Benidorm “teníamos muchas ganas de fiesta”. Una fiesta que “ha vuelto por la puerta grande, con salud, pero con el recuerdo vivo de quienes nos han dejado”.

El alcalde puso en valor el empeño de los vecinos de l’Horta, “este lugar humilde”, –utilizando palabras del poeta local Pep el Carreró–, en la preservación de sus costumbres y tradiciones, a pesar de que “pocos, por no decir ninguno”, de los residentes, se dediquen a las labores propias del campo. Toni Pérez los animó a mantener “el esfuerzo” para que “las generaciones futuras puedan disfrutar de este rincón” emblemático con personalidad propia de Benidorm.

Tras las palabras del alcalde, desde el escenario se cantaron ‘copletes’, las reinas y damas bailaron ‘el Peuet’ y se disparó la tradicional ‘Estampeta’ en honor a la Virgen. Una ‘picaeta’ amenizada por la Societat Musical l’Illa de Benidorm precedió al fin de fiesta que se alargó hasta pasada la medianoche.

El domingo, continuarán los actos en honor a la Mare de Déu del Roser con la presentación de las ‘fadrinetes’ de honor y el nombramiento de los mayorales de las fiestas del año próximo.