Benidorm creará un ‘Care Lab’, para posicionarse en el segmento del Turismo Senior enfocado al envejecimiento saludable

turismo fitur

La ciudad plantea acciones, actividades e incluso eventos, fundamentalmente en temporada baja y al aire libre, en instalaciones públicas y espacios verdes y urbanos

El proyecto, que persigue captar turistas interesados en el envejecimiento activo, opta a fondos europeos y se empezará a implementar este año

Un informe incide en el crecimiento de este segmento y de las posibilidades que ofrece a los destinos turísticos

Benidorm creará un ‘Care Lab’ para captar el turismo senior interesado en el denominado “envejecimiento saludable”, un segmento de mercado “en auge”, tal y como ha trasladado hoy el alcalde, Toni Pérez, durante la primera jornada de la Feria Internacional de Turismo de Madrid, Fitur.

Desde este ‘Care Lab’, entre otras cuestiones, se van a monitorizar las acciones, así como estudiar los perfiles y necesidades de los usuarios para ir modulando la programación de actividades y eventos, tanto en lo relativo al contenido como al calendario.  

Toni Pérez ha explicado que la creación y puesta en marcha del ‘Care Lab’ es “una de las actuaciones incluidas en el proyecto ‘Benidorm Vision 360’ con el que optamos a la primera convocatoria de fondos Next Generation enfocados a los municipios y el turismo, y que no fue seleccionado por el Gobierno de España a pesar de haber superado el corte técnico”. Un proyecto ‘Benidorm Vision 360’ que, ha recordado, “vamos a presentar a la próxima convocatoria de Next Generation anunciada recientemente”.

Según ha informado el alcalde, el trabajo desarrollado en el ámbito de la inteligencia turística, derivado del propio DTI, “ha permitido detectar esta oportunidad de mercado” y de ahí “la apuesta por este segmento”, que además “tiene más posibilidades de movilidad en primavera, otoño e invierno” por lo que “contribuye a la desestacionalización”. De ahí que “dentro de la estrategia de captación y posicionamiento en este segmento turístico”, las acciones, actividades e incluso eventos saludables que se perfilen “vayan a concentrarse en esos periodos de temporada baja y media”.

El alcalde ha indicado que “el turista senior actual o el que lo será en unos años tiene motivaciones nuevas a la hora de escoger un destino para sus vacaciones y en muchos casos diferentes a los que tenía este perfil tiempo atrás”. Concretamente, estudios recientes corroboran “un aumento del turista senior interesado en el bienestar físico y mental y que también durante sus vacaciones busca mantenerse activo y mantener hábitos de vida saludable.

Ante esa tendencia de mercado, “hay anticiparse a esa demanda, posicionándonos como un destino que favorece el turismo saludable y, especialmente, el envejecimiento activo”. Además, ha ahondado, el incremento de “la oferta saludable no sólo va a redundar en el turismo senior, sino que también servirá de reclamo a otros segmentos de demanda más jóvenes muy concienciados hacia el cuidado del cuerpo y la mente”.

Toni Pérez ha señalado que “Benidorm cuenta con una climatología privilegiada para ofrecer actividades al aire libre durante todo el año, así como unos espacios públicos que se prestan a esta práctica o que incluso han sido concebidos para ello”. A este respecto, ha explicado que “hablamos obviamente de nuestras playas, pero también de zonas verdes y de esparcimiento como los parques de l’Aigüera, Foietes o la Séquia Mare, o el ámbito del Parque Natural de la Serra Gelada y El Moralet, donde ya se han iniciado los trabajos de mejora ambiental”. A estos espacios se suman “los más de 100 kilómetros de carril-bici, ciclo senderos, ciclovías y zonas peatonales, así como las instalaciones deportivas de Benidorm”.

El alcalde ha agregado que “todos estos espacios, sumados a los de titularidad privada, las empresas de turismo activo, la oferta alojativa orientada a la salud y el bienestar, y los centros deportivos; favorecen que Benidorm pueda enfocarse a esta nueva tendencia de turismo saludable ofreciendo un producto concreto”.

En definitiva, “contamos con unas condiciones climatológicas excepcionales, con una oferta complementaria y de ocio compatible con el turismo saludable, con unos espacios idóneos para el desarrollo de actividades y con unas herramientas de inteligencia turística al servicio de la diversificación de mercados y productos”.  

Por último, Toni Pérez ha incidido en que “Benidorm es conocido a nivel nacional e internacional por vender felicidad, y la felicidad va muy ligada a la salud, tanto física como mental y eso justamente es lo que queremos propiciar potenciando este turismo saludable, contribuyendo a su vez a la interrelación entre personas de un segmento de edad determinado y con unos intereses comunes”.   

Toni Pérez destaca la contribución del DTI a la gestión de la pandemia e incide en las acciones de Benidorm a corto plazo

El alcalde explica cómo los avances en gobernanza y digitalización facilitaron acciones como el Benidorm Beach Safety

Destaca el esfuerzo inversor para estar a la altura en los ejes de sostenibilidad y accesibilidad, y las ventajas que ofrece la inteligencia turística para analizar las tendencias de mercado

El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha destacado que “las herramientas y recursos de los que disponía la ciudad gracias al desarrollo del Destino Turístico Inteligente” contribuyeron a “dar solución de forma más rápida a problemas que se produjeron durante la pandemia”. Toni Pérez ha hecho estas manifestaciones al término de una mesa redonda celebrada hoy en Fitur bajo el título ‘Diálogo DTI’, moderada por el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, y en la que también han participado el director gerente de Turismo Valencia, Antonio Bernabé, y el alcalde de Altea, Jaume Llinares. 

Tras asegurar que el DTI ha aportado “prestigio” y “visibilidad” a nivel “nacional e internacional” a Benidorm al haber sido el primer destino certificado del mundo bajo la norma UNE 178501, el alcalde ha señalado que la irrupción de la pandemia “retrasó el desarrollo e implementación de proyectos previstos dentro del Plan Director”, ya que “los esfuerzos se centraron en la gestión de la misma”.

“A pesar de ello, el DTI no ha quedado nunca aparcado, muy al contrario”, ha afirmado, puesto que “el Plan Director se reorientó hacia un ‘Benidorm DTI + Seguro’, lo que dio transversalidad y oportunidad para ser más resilientes” y “resolver cuestiones que se sucedían en el destino durante la crisis sanitaria”. Ejemplo de ello, ha apuntado, el proyecto ‘Benidorm Beach Safety’ que solucionó “la problemática de gestión de las playas a la que se enfrentaba un destino con una demanda tan elevada”. 

A través de este sistema de gestión modulable, se estableció una parcelación de las playas con espacios de 4×4 metros a lo largo de 5 kilómetros, se habilitaron 39 accesos a los arenales y se realizó un control de aforos, saldándose la temporada con más de 2,3 millones de usuarios que “disfrutaron de nuestras playas con una garantía absoluta de seguridad sanitaria”. 

Toni Pérez ha resaltado que “los grandes avances en el proceso de digitalización que ya había logrado Benidorm en el marco del DTI hicieron posible la implementación de este proyecto, como anteriormente habían favorecido la conectividad de los usuarios de las playas permitiendo medir el flujo de turistas”. 

Además del prestigio y de la capacidad de resiliencia, el alcalde también se ha referido a la inteligencia turística y cómo su aplicación ha permitido analizar las tendencias de mercado y a partir de ahí tomar decisiones para ganar en “competitividad”. 

Durante la mesa redonda, Toni Pérez ha abordado las dificultades que ha supuesto la transformación del destino, fundamentalmente a nivel de recursos humanos e inversiones. Así, ha manifestado que “ser DTI implica unas inversiones en la ciudad impresionantes para poder estar a la altura de los 5 ejes sobre los que éste pivota” y, sobre todo, en lo relativo a sostenibilidad y accesibilidad. 

De cara al futuro inmediato, el alcalde ha avanzado que Benidorm “va a retomar con fuerza los proyectos del DTI que quedaron en suspenso o que se ralentizaron por el estallido de la pandemia, como en Benidorm Smart Destination Living Lab”; al tiempo que se avanzará “en la implementación de la EDUSI y del Plan de Sostenibilidad Turística”, muchos de ellos vinculados “a la digitalización, gestión turística y mejora de la oferta y productos turísticos”. 

Sobre el Benidorm Smart Destination Living Lab, ha adelantado que “se van a medir todos los impactos de los ejes del DTI y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se han producido en diferentes zonas de la ciudad”, para de este modo “saber con exactitud cuál es el escenario actual, detectar fortalezas y posibles debilidades, saber en qué debemos incidir, y tener un conocimiento mucho más exhaustivo de los flujos y necesidades”. 

“En definitiva –ha ahondado-, disponer de una referencia para mejorar la gestión inteligente del turismo y de los servicios que se prestan en la ciudad siempre con miras a encontrar un equilibrio entre el desarrollo económico y social y mejorar la calidad de vida de residentes y visitantes”.