L’Alfàs acoge este fin de semana tres conciertos de música clásica con Dúo Arbós y Dúo Fortecello

Los amantes de la música culta tienen tres citas este fin de semana de l’Alfàs del Pi de la mano de Dúo Arbós y Dúo Fortecello, que llegan al municipio gracias a la colaboración de la Sociedad de Conciertos de Música Clásica de l’Alfàs, la concejalía de Cultura y Forum Mare Nostrum.

El primero de los conciertos tendrá lugar mañana viernes, a las 20 horas, en las instalaciones de Form Mare Nostrum. El Dúo Arbós, formado por Fernando Espí -guitarra- y Antonio García -violín- ha diseñado un programa en el que realizarán un recorrido por diferentes músicas del mundo. Para ello, han elegido piezas de compositores muy diversos: Celso Machado (Brasil), Laurent Boutros (Entre Oriente y Occidente), Ravi Shankar (India), Astor Piazzolla (Argentina), Carlo Domeniconi (Mexico) y Pablo Sarasate (España.

La prensa especializada reconoce a Fernando Espí como uno de los mejores guitarristas españoles del momento. Ha sido galardonado en concursos nacionales e internacionales de reconocido prestigio y con sus giras internacionales ha visitado más de treinta países de Europa, América, Oriente Próximo, Asia y norte de África. Actualmente ejerce la docencia como catedrático de guitarra en el Conservatorio Superior de Música Manuel Massotti de Murcia. Allí coincide con Antonio García, quien también ejerce de catedrático de violín. Este intérprete ha ganado varios premios nacionales y tocado en importantes orquestas, como la Sinfónica de Bilbao o la del Palau de les Arts.

Este concierto forma parte del ciclo ‘Música al atardecer’, que vuelve al Forum Mare Nostrum tras un paréntesis provocado por la pandemia de coronavirus. Las entradas -7 euros- se podrán adquirir una hora antes del inicio de la actuación.

Por otra parte, el Dúo Fortecello, formado por la violonchelista polaca Anna Mikulska y el pianista franco-español Philippe Argenty, llega a l’Alfàs del Pi para ofrecer dos conciertos. El primero de ellos, el sábado 24, a las 20 horas, en el auditorio de la Casa de Cultura, donde interpretarán obras de Frédéric Chopin, Camille Saint-Saens, Johannes Brahms y Astor Piazzolla.

Esta actuación forma parte de la programación anual que ofrece la Sociedad de Conciertos de Música Clásica de l’Alfàs del Pi, en colaboración con la concejalía de Cultura. Las entradas -10 euros para las personas que no estén asociadas- se podrán adquirir una hora antes en el hall de la Casa de Cultura.

Ya el domingo, a las 12 horas, el Centro Social Platja Albir acogerá otro concierto del Dúo Fortecello, esta vez con un programa español, en el que interpretarán piezas de Joaquín Nin, Rogelio Huguet, Gaspar Cassado, Enrique Granados, Abraham Espinoza y Manuel de Falla.

Las entradas para este concierto -5 euros para los miembros de la Sociedad de Conciertos de Música Clásica de l’Alfàs y 10 euros para los no socios- se podrán adquirir también una hora antes del concierto.

Anna Mikulska y Philippe Argenty han querido reunir músicas de sus respectivas raíces y sensibilidades en programas que les llevarán de viaje de país en país y, sobre todo, a Polonia, España y Francia.

Sus conciertos, impresionantes por su diversidad y virtuosismo, son interpretados por dos músicos cuyo recorrido por las más prestigiosas instituciones europeas les ha proporcionado una visión de la música tan universal como cosmopolita. En definitiva, su objetivo artístico es llevar la música clásica a todas las poblaciones, hacerla vivir de nuevo dando conciertos ligeros, coloridos y alegres.

Este joven dúo ya ha seducido al público y a la crítica en Francia, España, Italia, República Checa, Hungría, Noruega, Polonia, Alemania, China, Estados Unidos de América, Túnez, Bélgica, Macedonia y Portugal desde 2014, en más de 500 conciertos.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, Manuel Casado, recuerda a la ciudadanía que, como todos los eventos culturales organizados en el municipio, son de estricto cumplimento los protocolos sanitarios y de seguridad anticovid, con uso obligatorio de mascarillas y de geles hidroalcohólicos, mantenimiento de la distancia de seguridad, control de temperatura y toma de datos de los asistentes, no permitiéndose reunión entre los espectadores ni antes ni después del concierto, que se realiza sin pausas. Además, el aforo se reduce al 50%.