Las Fiestas del Carmen: tradición gremial y devoción

El Carmen 1

Las Fiestas del Carmen se llevan celebrando en Benidorm desde tiempo inmemorial, cuando los marineros se iban a trabajar a las almadrabas de aguas de Cádiz o eran técnicos o capitaneaban navíos de grandes navieras españolas. Muchos rezos por los ausentes, muchas lágrimas a escondidas de las mujeres que, con sus familias, quedaban en tierra muchos meses ávidas de noticias por correo o de la boca que los que había dejado el tajo en el mar y volvían antes. El día 16 de julio es la Fiesta de la Virgen del Carmen, una de las de más tradición y solera de la ciudad de los rascacielos. Este año, como muchos otros festejos, se han tenido que suspender por el Covid-19; sin embargo el Presidente de la Comisión de Fiestas del Carmen, Ginés Alvarado, ya adelanta que “el año que viene volveremos a lucir a nuestra adorada Virgen para que se pueda honrar como se merece”.

Un reportaje de Belén Richarte

En la actualidad, la Comisión de Fiestas del Carmen de Benidorm la constituyen “ unos veinte hombres y mujeres además de diez niños y niñas que son el futuro de esta Fiestas”, asegura Ginés Alvarado. El presidente de la Comisión del Carmen es devoto de la Virgen del Carmen y de todas las tradiciones de Benidorm. En el año 2015 fue pregonero de la Fiesta y desde entonces está muy vinculado a la misma. “Me gustan todos los actos que se realizan durante estos días, pero si algo hay que destacar es la Procesión por la bahía de nuestro querido pueblo y, al acabar. el recitar versos a nuestra Marinera de Honor”.

Alvarado aprovecha la ocasión, “para agradecer públicamente a todos los que año tras año hacen posible que nuestras Fiestas con más arraigo en Benidorm sigan adelante. Son muchas las empresas que colaboran con nosotros aportando su granito de arena y es de agradecer en los tiempos que estamos atravesando”, -y añade-, “quiero agradecer a todos los miembros de la Comisión, Marineros de la Virgen y Pepe Martínez (el Tabarquí), el Patrón Mayor de la Cofradia de Pescadores, el esfuerzo que se realiza año tras año para que cuando llegue el 16 de julio nuestro Benidorm y su Virgen del Carmen pueda lucir como se merece”.

El Carmen 3

El Presidente de las Fiestas del Carmen quiere agradecer, por último, “gracias al pueblo de Benidorm por participar en todos lo actos que organiza la Comisión con tanta ilusión y esfuerzo, pero este año a consecuencia de la crisis sanitaria del COVID-19 hemos tenido que suspender todos lo actos previstos. El próximo año que viene volveremos a lucir para que nuestra querida Virgen del Carmen pueda ser honrada como se merece”.

“El Carmen” en nuestros pueblos

Ls Fiestas del Carmen en la Comunidad Valenciana adquiere una dimensión social de carácter restringido. Se celebra principalmente como una fiesta de carácter local por gente que trabaja en actividades marineras (pescadores y marinos) o por gente que vive en un municipio o lugar determinado. Esto es debido a que dicha Fiesta tiene lugar en una sociedad secularizada, con posibilidades de expresar su identidad por medio de diversos mecanismos de carácter, económico, social y cultural.

En la Comunidad Valenciana, la Fiesta del Carmen adopta un carácter local fundamentalmente gremial y es considerada, según alguno de sus protagonistas, una “fiesta más íntima”, en cuanto que muchos de los que la celebran forman parte de un grupo determinado: me refiero a los marineros o a los pescadores. Las zonas costeras mediterráneas siempre han estado muy pobladas y la tradición marinera y de pesca siempre ha estado muy presente por lo que desde hace tiempo, la Virgen del Carmen es la patrona de La Marina y de los pescadores, de todos los que trabajan en el mar, de marineros y de técnicos,…; es “la fiesta del mar”. Esa exclusividad y ese significado parcial, profesional o gremial corre a los que la viven un sentimiento de pertenencia y de vinculación con la Virgen del Carmen que no puede extrapolarse a los que trabajan en otros oficios.

El Carmen 5. jpg

La Virgen del Carmen es para muchos “la que cuida a los hombres que salimos a la mar de siempre, pero le tenemos tanto respeto y veneración, porque nos ha salvado de muchos y eso el que no lo ha vivido no puede entenderlo”, asegura un jubilado marinero. En la memoria de sus protagonistas, la Virgen del Carmen siempre ha sido la protectora de los hombres que faenan en la mar y por tanto de sus familias. Poco importa que la historia de la protección sea larga o corta, coincida o no con la versión histórica de la tradición, pues para sus protagonistas “fue siempre la Virgen del Carmen la que ha cuidado a los nuestros y por eso la mayoría de las barcas lleva una imagen o cartel de la Virgen a bordo”. Para los marineros y pescadores, la eficacia de los poderes religiosos o divinos de la Virgen es real y total cuando la protección que ejerce está orientada especialmente a los que viven día a día del mar. Solamente ellos son los elegidos por ella y ese sentido de exclusividad les une especialmente con su símbolo.

Orígenes y tradición

La advocación de la Virgen del Carmen ha desembocado en la Comunidad Valenciana en unos usos y valores diferentes. Cumple una doble función, la de ser una fiesta marinera en los lugares de costa y en las poblaciones de tierra adentro, se celebran las fiestas patronales, en los que aparece otros elementos asociados a la fiesta.

wp-15949213254986395137403930508005.jpg

En los pueblos de costa, los hombres y mujeres que faenan habitualmente en el mar, aprovechan para rendir homenaje a la Estrella de los Mares, para ellos, la Virgen del Carmen. No hay que olvidar que hasta hace poco, la navegación dependía de las estrellas y a pesar de que haya sido una fiesta extendida e impuesta por para y por la marina oficial, se propagó (o se impuso) a todos los trabajadores del mar hasta el punto de que en las versiones populares “El Himno o Salve Marinera” ( de la Zarzuela “El Molinero de Subiza”, de C. Oudrid (1870), está ya profundamente enraizada y vinculada a los pescadores.

Los padres carmelitas

En la costa alicantina, festejamos a la Virgen protectora del mar dando lugar a la Fiesta Marinera y tiene que ver con el papel desempeñado por los padres carmelitas en la historia de la navegación. La costumbre general permitía que cada tripulación escogiese la advocación o santo preferido y, en general, las naves adoptaban la innvocación imperante en sus lugares de origen. Por ello, hasta finales del siglo XVII y principios del XVIII, hubo gran heterogeneidad en el patronazgo de las naves o fragatas que surcaban los mares y que identificaban barcos y tripulaciones. Hasta entonces la Virgen del Rosario era la preferida en las naves.

Sin embargo, desde 1783 las armadas de Nápoles, Malta y Portugal proclamaron a la Virgen del Carmen patrona de sus expediciones. A partir de esos años, tuvo una importancia política muy acusada, pues la advocación se implantó progresivamente en el mundo marinero, hasta que en 1901 una real orden proclamó a la Virgen del Carmen de la Marina Española y desde entonces se invoca en peligros y adversidades, por lo que su imagen ocupa un lugar destacado en todas las embarcaciones.

La Festividad del Mar

Las Fiestas del Carmen tiene un carácter gremial que se refleja en el hecho de que son las propias Cofradías de Pescadores las encargadas de organizar los festejos, este año suspendidos, marineros y populares. En la mentalidad popular y para muchos y muchas que hemos vivido El Carmen “es un fiesta muy nuestra, la tenemos como muy interiorizada”. La relacionan con sus actividades tradicionales y las organizaciones gremiales asociadas a la misma, antecedentes de las actuales cofradías y cuyas funciones sociales han sido fundamentales para la vida de los pescadores. Todavía, en muchos municipios, es la Cofradía la que se encarga de recaudar los fondos necesarios para sufragar los gastos de la la celebración gremial y de la organización de los festejos. Por ello, aunque no sean las fiestas oficiales de la localidad, según el peso que la comunidad de pescadores tenga dentro del municipio, o de otros factores (como el Turismo), logrará ser considerada incluso fiesta local. En consecuencia, la intensidad de la duración de la fiesta varía desde los tres o cuatro días (Villajoyosa, Calpe, El Campello, la Pobla de Farnals y Santa Pola) a la semana o, incluso, a períodos más amplios, de diez días como en el caso de Benidorm y Torrevieja, las poblaciones más turísticas de la costa alicantina.

* Para más información recomiendo el estudio Símbolo de poder: la Fiesta del Carmen en dos contextos distintos de España y Perú, de Ana Melis Maynar, de la Universidad de Alicante.