Guía de prácticas seguras para la apertura de comercios en tiempos de coronavirus

Desde hoy lunes 4 de mayo, los establecimientos y locales comerciales minoristas y de actividades de servicios profesionales cuya actividad se hubiera suspendido tras la declaración del estado de alarma podrán abrir sus puertas al público, pero siempre que no tengan una superficie de más de 400 metros cuadrados.

La concejalía de Comercio del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi pone a disposición de la ciudadanía la guía de prácticas seguras que ha editado la Generalitat Valenciana con pautas y recomendaciones para abrir un comercio en tiempos de coronavirus.

La guía establece medidas generales de prevención (medidas generales de protección frente al virus; medidas preventivas que debo adoptar en mi comercio; ropa de trabajo; medidas de higiene y protección en el establecimiento), así como medidas organizativas, zona de venta y recomendaciones específicas por sectores comerciales. La guía puede descargarse en el siguiente enlace: Comercio_GUIA PRACTICAS SEGURAS COMERCIO

Por ejemplo, entre las condiciones exigidas para esta apertura destaca que las instalaciones deberán realizar, al menos dos veces al día, labores de limpieza y desinfección del comercio con especial atención a superficies de contacto como pomos, mostradores, pasamanos o máquinas dispensadoras, entre otros.

Además, los aseos de los comercios que abran sus puertas hoy lunes, en el marco del inicio de la fase 0 de la desescalada de las medidas contra el coronavirus, no podrán ser utilizados por parte de los clientes, mientras que tampoco se podrá utilizar el sistema de fichaje por huella dactilar para los trabajadores.

La orden ministerial publicada este domingo en el Boletín Oficial del Estado (BOE) obliga a establecer un sistema de cita previa con el que se garantice la permanencia en el local de un único cliente por cada trabajador, que deberá permanecer en el local solo el tiempo necesario, sin que se puedan habilitar zonas de espera en el interior de los mismos.

Además, se debe garantizar la atención individualizada al cliente con la debida separación física o, en el caso de que esto no sea posible, mediante la instalación de mostradores o mamparas, y también se establecerá un horario de atención preferente para mayores de 65 años, que tendrá que coincidir con las franjas horarias en las que este colectivo puede realizar sus paseos, es decir, de 10 a 12 de la mañana, y de 19 a 20 de la tarde.

En cuanto a los trabajadores de estos comercios, estos no podrán tener síntomas o estar en aislamiento por Covid-19, ni tampoco estar en cuarentena domiciliaria por haber estado en contacto con una persona diagnosticada o con síntomas de coronavirus.