La sirena de Benidorm

image5

Belén Richarte.- De padre asturiano y madre brasileña, criada en pleno Barrio de Els Tolls de Benidorm, donde ha jugueteado desde pequeña, nuestra sirena de la capital de turística de la Comunidad Valenciana ha ganado ella solita seis medalla de oro en las distintas disciplinas que comprende la Natación Sincronizada. Se llama Brianna Álvarez Alves, sólo tiene 12 añitos, estudia 1º de ESO en el Colegio Nuestra Señora de los Dolores y un palmarés de vértigo. Seis medallas de oro, ¡qué se dice pronto! cuelgan ya en su menudo pecho. Parece que la criatura promete…

La natación sincronizada es una actividad deportiva de carácter multidisciplinar: natación, ballet, expresión corporal, educación musical, flexibilidad, musculación. Une las habilidades de una nadadora, una waterpolista y una bailarina, es lo que la sitúa como la especialidad deportiva femenina más completa. Y es en este mundo donde nuestra Brianna se mueve como pez en el agua y nunca mejor dicho, ya que es el único deporte acuático en el cual la fuerza y la técnica se unen en una sola pieza artísticamente coreografiada. Es deporte Olímpico desde 1984.

image1

Nuestra pequeña sueña, ¡como no! con los oros olímpicos. ¿Y por qué no? “A lo largo de mi tiempo en natación sincronizada he ganado 18 medallas en niveles nacionales y en la Comunidad Valenciana cuatro de bronce, dos de plata y 12 de oro”, asegura una Brianna segura de sí misma.

Orígenes

¡Pero antes que nada: vayamos a los orígenes! Nació en Benidorm en 2007 y sus primeros chapuceos los dio en esa joya que nos envuelve todo el año y que no es otro que nuestro querido Mediterráneo. A Brianna ya se le veían maneras, por eso sus padres la llevaron muy pequeñita a clases de Gimnasia Rítmica del Palau de Benidorm. “A los siete años empecé con la Natación Sincronizada y en el 2015 gane mis primeras medallas: una de bronce en Burjasot y otra de oro en Castellón”. Ahora está en la Federación Valenciana de Natación Sincronizada procedente del Club de Natación Sincronizada de La Nucía.

brianna

La pequeña sirena explica que comenzó ella sola, con siete añitos y con la ayuda y el apoyo de sus padres. Hoy por hoy una de sus máximas metas es competir “en Madrid, donde he competido todavía, este año sí voy” y es que los días 30 de noviembre y 1 de diciembre Brianna participará por primera vez en el Campeonato Nacional de Figuras que se celebra en la capital de España.

El trabajo

Al inicio de este artículo hemos hablado de las dificultades técnicas que entraña la Natación Sincronizana o Artística a las que hay que añadir que se trabaja en un medio hostil (agua) y en equipo, en la mayoría de ocasiones. Pero nada de ello echa para atrás a nuestra nadadora “al agua te acostumbras, son muchas horas bajo ella y al trabajo en equipo también “bien al fin y al cabo son tus amigas, ahora entrenamos cuatro horas diariamente”. Tantas horas juntas y con un objetivo común hace que el clima entre “compañeras y con mis entrenadoras generalmente ses bueno al fin y al cabo son con las que estás todos los días conmigo. Las profesoras no son estrictas porque todo lo que hacen o dicen durante el entrenamiento, absolutamente todo, es por nuestro bien; además una vez termina el “entreno” son muy amables”, indica Brianna.

image6

Todo ello le resta tiempo para quedar con las amigas. Siempre parece que vaya de paso, lo sé de buena tinta “en los cumples, con las amigas, alguna reunión familiar, en las fiestas porque puedo ir a muy pocas y muy poco tiempo”. El colegio y los deberes es otro handicap para los que deportistas tan pequeñas tiene que hacer frente, pero para Brianna tampoco es un gran problema. “No cuesta mucho si te organizas y no tienes muchos deberes, pero si tienes muchos deberes al final te cuesta mucho más”.

image4

Otro sacrificio que, por ejemplo, ha tenido que hacer Brianna ha sido no salir apenas en Fiestas Patronales de Benidorm. “Salí un sólo un día, fuí a las carrozas porque casualmente ese día entrenamos antes, por lo tanto acabamos antes”, todo lo tiene perfectamente asumido nuestra pequeña sirenita a la que le encanta bailar en casa con su hermana pequeña. Todos sus grandes triunfos a su corta edad, como no podía ser de otra manera, se los dedica “a mis padres porque son muy importantes para mí”.

¿Tenemos una Sirenita de Benidorm con mucho futuro? 

Fotografías de Ricardo Álvarez del Prado