Vilamuseu inaugura su primera exposición inteligente

La exposición ‘El Bou Ferrer: un yacimiento extraordinario’ aplica los ejes de innovación, tecnología, accesibilidad y sostenibilidad de la inteligencia turística.

Vilamuseu inauguró el pasado miércoles una nueva exposición del pecio Bou Ferrer. ‘El Bou Ferrer: un yacimiento extraordinario’ sustituye a la exposición provisional que albergaba al museo, y ofrece las últimas piezas encontradas, a las que se irán uniendo otras conforme avancen las restauraciones. Una exposición versátil, viva, que se irá adaptando y actualizando y que usa diferentes recursos tecnológicos para acercar este barco romano a los visitantes del museo.

El acto de inauguración contó con el director general de Turismo de la Generalitat Valenciana, Herick Campos; la jefa de servicio de Patrimonio Cultural, Marta Ponce; el alcalde de la Vila Joiosa, Andreu Ve     rdú; componentes del proyecto Bou Ferrer y miembros de la Corporación Municipal vilera.

Herick Campos, director general de Turismo mostró su apoyo al municipio y al proyecto: “Turisme apoya al destino turístico de la Vila Joiosa, que tiene un peso específico en las bases que se quieren ofertar, no solo porque aporta un producto propio de interés turístico, el cultural, sino también porque se encuentra en el grupo vanguardia de la red de destinos turísticos inteligentes de la Comunitat”.

Marta Ponce, jefa de servicio de Patrimonio Cultural mostró su apoyo al proyecto Bou Ferrer y Vilamuseu: “Vilamuseu es único. Y esto es en gran parte por su accesibilidad para el disfrute de todo el mundo, su sincera apuesta por el turismo cultural inteligente y su compromiso sostenible con el medio ambiente”, puntualizó.

Por su parte el alcalde, Andreu Verdú, quiso destacar el trabajo de todas las personas y entidades del Proyecto Bou Ferrer: “un grupo de investigación que trabaja incansablemente por descubrir día a día más sobre este barco romano y contárselo al mundo con iniciativas tan novedosas como esta exposición”, finalizó.

Esta exposición, cumple con los cuatro ejes de la inteligencia turística, la Vila Joiosa forma parte de las redes Estatal y Autonómica de Destinos Turísticos Inteligentes y realiza una importante apuesta por el turismo de calidad. En primer lugar, es innovadora, porque incorpora soluciones museísticas en las que Vilamuseu investiga continuamente y es un referente internacional, como las mejoras hápticas en la impresión 3D para su conversión en un recurso accesible para todas las personas.

En segundo lugar, es tecnológica, gracias a una WebApp que funciona como guía multimedia. A esta plataforma se accede a través de códigos QR en relieve accesibles según el Documento Técnico V4 de la Comisión Braille Española. El equipo de Vilamuseu sube contenidos multimedia de elaboración propia, entre ellos acceso a los canales de virtualización de Sketchfab de Vilamuseu y del Proyecto Bou Ferrer, en los que los visitantes pueden hacer girar y aumentar a su antojo en sus propios teléfonos inteligentes algunas de las piezas más representativas del pecio, una colección a la que continuamente se añaden nuevas piezas. Vilamuseu estrena, además, su servicio de préstamo gratuito de tabletas que permiten el acceso a esta guía multimedia en una pantalla de mayor tamaño.

En tercer lugar, es inteligente porque es accesible. Vilamuseu es uno de los museos más accesibles del mundo, como reconoció el Premio a las Mejores Prácticas Internacionales de la Design for All Foundation en 2018, y ahora da un paso más al ofrecer la más amplia gama de niveles de información con criterios de accesibilidad universal. En los paneles informativos, el primer nivel son textos interpretativos (por tanto, interesantes, amenos, breves y claros) en tres idiomas (valenciano, castellano e inglés), en macrotipo accesible (es decir, con tipo y tamaño de letra fácil de leer, también por muchas personas con discapacidad visual). Además, también tienen textos en el llamado “lenguaje fácil” en castellano, para personas con dificultad lectora o un menor dominio del lenguaje. Estos textos han sido revisados por usuarios y profesionales del Centre Les Talaies-Asmivi Villajoyosa.

También se incorporan pictogramas realizados por ARASAAC, el Portal Aragonés de Comunicación Alternativa y Aumentativa, destinados a personas con discapacidad cognitiva pero también muy útiles para muchas otras personas, como los menores de 7 años. Los códigos QR dan también acceso a vídeos en Lengua de Signos Española para personas sordas, realizados por FESORD-CV, así como a la audioguía de la exposición (para todos los públicos, pero subtitulada para personas con discapacidad auditiva), audiodescripciones para personas ciegas, vídeos de las excavaciones obra de José Antonio Moya, entrevistas al equipo de investigación y otros contenidos multimedia que se irán actualizando según avancen los trabajos.

La tecnología estará presente y será complementada por el personal de conserjería y de visitas guiadas, que ha recibido un entrenamiento para facilitar la explicación al público del uso de los recursos multimedia, así como en atención inclusiva a todos los públicos. Así, parte del equipo ha realizado un curso básico de lengua de signos y se ha adiestrado en visitas audiodescriptivas y acompañamiento de personas ciegas.

Vilamuseu ofrece además réplicas en 3D de algunas de sus piezas más importantes, realizadas en ácido poliláctico (PLA), que es un material biodegradable porque se hace con almidón de maíz. Pero también se pueden tocar piezas originales del pecio, como las ánforas; e incluso oler la brea que las impermeabilizaba.

La exposición es de carácter semipermanente, y a medio plazo se planea sustituirla por una gran exposición permanente de este pecio, que permita hacer al público comprender lo grandiosa que era esta nave que transportaba un cargamento imperial por encargo del propio Nerón, y la extraordinaria información científica que está proporcionando desde que empezaron las excavaciones en 2006.

El proyecto Bou Ferrer está integrado por la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de la Vila y el Club Náutico de Villajoyosa, así como la Fundación General de la Universidad de Alicante. En 2017 fue incluido por la UNESCO como uno de los primeros siete bienes de su nuevo Catálogo Mundial de Mejores Prácticas en Patrimonio Cultural Sumergido.

El reconocimiento UNESCO se debió en buena parte a la gestión democrática de los resultados de la investigación: el proyecto Bou Ferrer comparte sus hallazgos con la sociedad casi en tiempo real, y tiene un impacto comunicador de alcance mundial. Pero quizá la aportación más importante del proyecto son sus visitas subacuáticas para buceadores deportivos, que se realizan desde hace siete años durante las campañas de excavación. Estas visitas son pioneras en España y su objetivo principal es comunicar el método y las dificultades de la investigación y la conservación del pecio, buscando que los buceadores pasen de ser meros espectadores a cómplices de la protección de este patrimonio tan sensible y a la vez tan fundamental.