La colección alteana de Navarro Ramón suma dos nuevas obras

El patrimonio artístico y cultural del Ayuntamiento de Altea aumenta con la donación de dos cuadros de Navarro Ramón por parte de su sobrino y heredero, Javier Barrio.

El propio alcalde de Altea, Jaume Llinares, y el concejal de Cultura, Diego Zaragozí, recogieron las obras personalmente y manifestaron a Barrio y a su familia el agradecimiento del pueblo de Altea por su cordialidad y generosidad, siguiendo el compromiso de su tío hacia el pueblo donde nació.

Las dos obras donadas pertenecen al género paisajista, fueron pintadas por el autor en 1942, y retratan un paisaje de Altea (55×66 cm) y uno de Collioure (Francia) (46×55 cm), donde Navarro Ramón vivió exiliado al comienzo de la guerra civil española. La técnica empleada en los dos es óleo sobre lienzo.

Estos cuadros completarán la diversidad de la colección municipal, que cuenta con un importante número de obra abstracta que el autor donó al Ayuntamiento en 1985, y la harán más rica e importante.

El pasado mes de julio el Ayuntamiento dedicó a Navarro Ramón la exposición más importante que Altea le había dedicado nunca. Una muestra retrospectiva formada por cuarenta obras entre óleos, dibujos y litografías. Obras figurativas y abstractas que abarcaban desde sus inicios; la primera obra era del año 1929, hasta la década de los 80, última etapa creativa del autor. La obra central de la muestra, ‘’Et Venjarem’’ (1937), fue el cuadro que Navarro Ramón expuso en el Pabellón de la República durante la Exposición Internacional de París de 1937. Esta obra, encargada al autor alteano por el valenciano Josep Renau, se expuso junto al ‘’Guernica’’, de Pablo R. Picasso, y ‘’Els Segadors’’, de Joan Miró, entre otros.

‘’Et Venjarem’’, propiedad del Ministerio de Cultura, llegó a Altea procedente del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). Este cuadro tan sólo se había mostrado al público en dos ocasiones previas, en la citada Exposición Universal y en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid) en 1987. Para esta ocasión tan especial se restauraron el marco y la tela.