Perder la fe es una de las labores más difíciles de recuperar

La imagen puede contener: una persona

El Faro de Alejandría recibió el pasado martes con agrado a Joaquín Huete Puerta. La ponencia que ofreció se basaba en el título de la Conferencia-Coloquio: Medium ¿Ficción o realidad?

Isabel López Villanueva.- Comenzó explicando que el Espiritismo es una ciencia de observación y a la vez una doctrina filosófica. Como ciencia práctica, consiste en las relaciones que pueden establecerse con los Espíritus; como doctrina filosófica, comprende todas las consecuencias morales que se desprenden de semejantes relaciones.

La imagen puede contener: 2 personas, texto

Se puede definir así: “El espiritismo es la ciencia que trata sobre la naturaleza, origen y destino de los espíritus, y de sus relaciones con el mundo corporal”. La Mediumnidad ha existido siempre, en todas las épocas y lugares.

Cuenta, que los espíritus, son las almas que habitaron la Tierra, y que la mediumnidad existe desde los orígenes mismos de la humanidad y se extiende hasta nuestros días. Se sabe que este proceso es denominado mediúmnico, y siempre va acompañado del intermediario o médium. Aun cuando ha sufrido profundas modificaciones en el transcurso del tiempo, se encuentra entre los pueblos primitivos, en las revelaciones que dieron origen a las doctrinas religiosas, morales y filosóficas.

Los libros sagrados, están repletos de estos fenómenos, entre ellos el mas conocido en Occidente, La Biblia, que contiene manifestaciones mediúmnicas buenas y malas, desde el principio hasta el final, ya que, el término profeta significa: “aquel que sirve de intermediario entre lo humano y lo divino, el hombre y el espíritu.

Existen ejemplos sobrecogedores, tenemos el caso de Juana de Arco, la heroína francesa y Santa de la Iglesia Católica, ella no se retractó sino que reafirmó sus revelaciones y por ello, se le impuso el castigo oficial, condenándola a la hoguera, sentenciada y quemada viva el 30 de mayo de 1431.

En el año 1478, fue creada la Inquisición Española por los Reyes Católicos para controlar a través del miedo y el terror, a aquellos que pensaban diferente. Quemaron a muchas personas por el hecho de que veían, oían, curaban o hablaban con espíritus.
Esa destreza la consideraban como acto de brujería. Mientras que, el catolicismo se asentaba en esos mismos fenómenos apoyándose en apariciones marianas, producidas a través de los videntes, curaciones por imposición de manos, milagros de desdoblamiento o de cualquier otra índole, ángeles que aparecían a ciertos santos, etc. En definitiva son fenómenos mediúmnicos, que la ciencia espirita explica con claridad.

En noviembre de 1998 Juan Pablo II dirigiéndose a los peregrinos en Roma, y transmitido por Radio Vaticano, afirmó: “No se debe pensar que la vida después de la muerte comienza en el día del juicio final. Mientras que el cuerpo se disuelve, los componentes espirituales prosiguen vivos. Ese elemento espiritual está formado por la propia consciencia y su libre albedrío. El hombre existe sin el cuerpo físico”.

Joaquín continua diciendo que la mediumnidad no implica necesariamente relaciones habituales con los Espíritus superiores, sino que es sencillamente una «aptitud» para servir de instrumento más o menos flexible a los Espíritus en general.

El buen médium no es, pues, el que comunica fácilmente, sino aquél que es simpático a los buenos Espíritus y sólo está asistido por ellos.

El profesor Rivail, que más tarde adoptaría el seudónimo de Allan Kardec inició su observación y estudio de los fenómenos espíritas, con el entusiasmo propio de las personas maduras y racionales, aunque su primera actitud fue de escepticismo.

Tras largo y minucioso trabajo de recopilación de las respuestas dadas por los propios espíritus, de un orden superior, concluyó con la presentación el 18 de abril de 1857, del libro de los espíritus, dando nacimiento a la doctrina: Espírita o Espiritismo.

En 1861, surge El Libro de los Médiums, donde el codificador, nos presenta un estudio de los distintos tipos de médiums y mediumnidades.

Durante los siglos XIX, XX y XXI multitud de científicos de diversas disciplinas, han mostrado interés por los fenómenos espíritas, concluyendo sus trabajos de investigación con todo el rigor del método científico, en que estos fenómenos son reales. Entre ellos, destaca algunos nombres como por ejemplo: Sir Williams Crookes, Cesare Lombroso, Charles Richet, Gustave Geley, Sir William Barrett, Sir Oliver Lodge, Profesor Hislop, Hernani Guimarae Andrade, Dr. Saxton Burr, Dr. Raimond Moody, Dr. Bryan Weis, Dr. Nat Banergee, Dr. Ian Stvevenson, Dra.Elisabeth Kübler-Ross, Dr. Pim Van Lomel, Dr. Eben Alexandre, Dr, Sergio Felipe de Oliveira y un largo etc.

Todos somos médiums, pues la facultad mediumnica está en nuestra naturaleza y es inherente al espíritu que somos. Solo se considera como Médiums, a aquellas personas en las que se hace ostensible su facultad, estando en el resto, en estado latente.

La mediumnidad es neutra, depende de la adquisición moral del médium, que las comunicaciones con los Espíritus sean buenas o malas; según la simpatía y afinidad se acercan al médium en cuestión.

La imagen puede contener: 4 personas, incluido María Isabel López Villanueva, personas sonriendo, personas de pie

Se reconoce al Médium espírita, por su responsabilidad en la instrucción y educación de su facultad mediúmnica; así como por su carácter altruista y la práctica de la caridad y amor al prójimo, dando de gracia lo que de gracia recibió.

Durante su exposición, Joaquín Huete, estuvo muy cercano al público, apoyando con imágenes sus palabras. Gracias por tu buen hacer y hasta la próxima.

                            “Somos portadores de nuestro cielo y de nuestro infierno.”