El Almirante Fernando Zumalacárregui preside el lunes la entrega del Premio de Investigación Histórica Naval convocado por la Fundación Frax  

El médico e investigador Eusebi Chiner Vives dona el montante a Cáritas

El Almirante de la Armada Española y director del Museo Naval de España,  Fernando Zumalacárregui, presidirá el lunes, 9 de julio, el acto de entrega del premio de investigación naval de la provincia de Alicante “Miquel Llinares Barceló”, convocado por la Fundación Frax, que en su primera edición ha recaído en el trabajo presentado por el médico e investigador Eusebi Chiner Vives, autor de “Historia de la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos y su relación con los prácticos benidormenses“.

Durante el acto, que comenzará  las 20:30 horas en el salón “Camarote” del Hotel Poseidón Palace de Benidorm, Eusebi Chiner hará entrega del montate económico que conlleva el premio a Cáritas, en cuya representación recogerá el talón bancario Juan Antonio González, cura párroco de la Iglesia de San Jaime y Santa Ana de Benidorm. Clausurará el acto el alcalde de Benidorm, Toni Pérez.

Como parte de la ceremonia, Eusebi Chiner dictará la conferencia titulada “El salvamento de náufragos. De la audacia y la filantropía a los nuevos retos del siglo XXI”, que ilustrará con el pase de diapositivas. El autor señala que su decisión de donar el premio a Cáritas responde a su deseo de reconocer y agradecer públicamente el trabajo de una organización benéfica que se suele hacer cargo de los náufragos cuando son trasladados a tierra una vez rescatados del mar.

“Hablar de mi padre, Miquel Llinares, es hablar de la pasión por la historia, por las tradiciones, por el mar y por la tierra. Él sirvió en la Marina (destinado en Ferrol), y trabajó muchos años en las almadrabas de Barbate, pero su obsesión era que no se perdiera la historia naval de esta zona”. Así define a Miquel Llinares su hijo Jaume.

Gracias a Miquel Llinares sabemos hoy (con información documentada y contrastada), que Benidorm llegó a tener hasta 150 capitanes de Marina Mercante, o que de los 38 buques que llegaron a integrar la flota de la Compañía Transatlántica Española en los siglos XIX y XX, nada menos que 17 fueron capitaneados por marinos de Benidorm, ciudad que además aportó decenas de responsables de máquinas, comunicaciones y otras labores vitales para la navegación.

“Esa información no se debe perder, porque sería tanto como perder nuestra esencia y nuestra identidad”, destaca Matías Pérez Such, presidente de la Fundación Frax. ·”La página más destacada de nuestra zona es la referida a la historia naval, porque tuvimos momentos de mucha gloria con responsables directos en buques de todas las compañías que cruzaban el océano”.

Buena parte de esa historia se mantiene viva en la memoria de los descendientes de aquellas generaciones, pero corre serio peligro de perderse, “y debemos recuperarla para siempre”, apunta el alcalde Toni Pérez. “Esa memoria viva estaba personificada en Miquel Llinares, que afortunadamente anotó cuanto sabía, y esos documentos se conservan”.