La Concejalía de Movilidad plantea alegar el proyecto de servicio de autobús para Benidorm y comarca previsto por el Consell

Los técnicos sostienen que no es funcional, genera más tráfico en la ciudad, duplica líneas y contiene demasiadas paradas

Movilidad plantea alegar el proyecto de servicio de autobús para Benidorm y comarca previsto por el Consell

El concejal de Movilidad, José Ramón González de Zárate, elevará al próximo pleno una propuesta para que el Ayuntamiento formule alegaciones al ‘Proyecto de Servicio Público de Transporte de Viajeros por Carretera CV-206, Benidorm Metropolitano’ diseñado por el Consell y publicado recientemente en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana (DOCV).

La propuesta que se basa en el informe elaborado por el área de Ingeniería que destaca que el modelo propuesto por el Consell deja al Ayuntamiento “sin competencias en materia de transporte en los próximos 10-12 años”, le impide “intervenir en la compra de otros vehículos” más allá de los “que se detallan en el pliego de la Conselleria”, comporta “efectos negativos sobre la realización del PMUS, el PTUS y el PAES”, imposibilita a administración local “actuar sobre la política tarifaria”, y “origina obligaciones” y problemas de tráfico en la ciudad.

El responsable de Movilidad ha incidido en que a la hora de elaborar este proyecto, la Conselleria “no ha contado con Benidorm –que genera 5 millones de usuarios anuales-ni con el resto de municipios de la comarca”, como “tampoco ha atendido las peticiones de reunión” cursadas por el Ayuntamiento previas a la publicación del proyecto. En este punto, ha recordado que en un encuentro comarcal los Ayuntamientos de la Marina Baixa coincidieron en la conveniencia de “crear un transporte interubano dónde los municipios tuviéramos algo que decir en lo referente a las rutas, paradas y tarifas”, siguiendo el modelo que ya opera en el área metropolitana de Valencia.

De Zárate ha detallado que, según el área de Ingeniería municipal, el proyecto publicado por Conselleria “no arregla los problemas” en el servicio apuntados en el Plan de Transporte Urbano Sostenible (PTUS) como la existencia de “paradas muy próximas”, “velocidad comercial baja” e “incomodidad a los viajeros”, entre otros.

El edil ha recordado que el PTUS recomendaba “reducir en un 30% el número de paradas actuales” para así mejorar el servicio de transporte colectivo e incentivar su uso entre la ciudadanía. También apuntaba la necesidad de reordenar las líneas para hacerlas más racionales.

Otro de los inconvenientes detectado por los técnicos es que el proyecto propuesto aumenta el número de líneas que pasan por Benidorm y con ello el tráfico de la ciudad. De hecho, 32 de las 38 líneas pasan por el casco urbano generando “nuevos tráficos, rutas duplicadas y triplicadas, y solapamiento de líneas”.

Aprobación PTUS

De Zárate ha informado que también llevará a pleno una propuesta para aprobar el PTUS, y que al igual que la anterior se abordó el pasado lunes durante la reunión del Consejo de Movilidad, en el que están representados los grupos de la corporación, técnicos municipales y representantes de las asociaciones empresariales y colectivos vecinales.

El edil ha recordado que se dejó a los miembros del Consejo un plazo para presentar alegaciones, que ya han sido informadas.

Entre las actuaciones recogidas en el PTUS está establecer un control de acceso que permita regular la entrada del transporte discrecional al centro urbano, y más concretamente a la almendra central formada entre las calles Ruzafa y Almendros. Además, se marcarán los horarios de entrada y salida de estos vehículos y las paradas donde podrán cargar y descargar pasajeros.

El objetivo de esta medida es que “los pasajeros llegue lo más cerca posible de los hoteles, pero que lo hagan de manera organizada y coordinada para que los vecinos puedan descansar” y no se creen afecciones al tráfico.