La primera fase de las obras de la Calle Calpe llegan a su fin

El alcalde de Benidorm Toni Pérez y el concejal de Obras, José Ramón González de Zárate han supervisado el final de la primera fase de las obras de la Calle Calpe. Trabajos que han cambiado la fisonomía de los más de 300 metros de lo será uno de los más importantes ejes viarios del barrio de La Cala de Benidorm.

La primera fase de las obras de la Calle Calpe llegan a su fin

No hace muchas semanas, antes de la realización de los trabajos, la calle Calpe tenía un aspecto deplorable y descuidado, circunstancia que había sido denunciada reiteradamente por los colectivos vecinales: tramos de grava y tierra, socavones, estacionamiento descontrolado, alumbrado deficiente, etc.

El proyecto de urbanización, redactado por los técnicos municipales, fue adjudicado por 210.734,43 euros a la empresa Aitana, Actividades Constructivas. Contemplaba la creación de amplias aceras de 3,15 metros, nuevas zonas de estacionamiento en batería de 4, implantación del carril bici central, nuevo alumbrado ecológico con leds, y arbolado. También se han realizado los trabajos previos para la próxima instalación de las canalizaciones de gas ciudad y fibra óptica.

Las últimas actuaciones han permitido conectar el carril bici de la calle Calpe con el de la Avenida de Villajoyosa y el acondicionamiento de la calzada, alcanzando, mediante el uso del color, mayores y mejores cotas de accesibilidad. Por ejemplo, una zona pintada de riguroso amarillo, indica al peatón por dónde debe de transitar.

A lo estipulado en el pliego de condiciones, Ayuntamiento y mercantil adjudicataria han incorporado sensibles mejoras, apreciables en el lateral izquierdo del trazado, con la colocación de baldosas y rebajes que facilitan la accesibilidad de los vecinos.

Los técnicos municipales trabajan ya en la segunda fase que podrá llevarse a cabo en cuanto sean atendidas otras acciones, hoy por hoy, prioritarias en la ciudad. El proyecto prevé, entre otras actuaciones, igualar ambos márgenes de la vía y prolongar el carril bici hasta el de Vía Parque, lo que demuestra la apuesta de Benidorm por un transporte más racional, saludable y ecológico.